CRÍTICA | LA CASA MÁGICA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Una sorpresa inesperada

El relato es funcional, pero hay diseños de personajes imaginativos, riqueza de texturas, escenas poderosas

Un fotograma de 'La casa mágica'.
Un fotograma de 'La casa mágica'.

Especializada en facturar cortos de animación 3D para salas IMAX y parques temáticos, la productora belga nWave Pictures ha dado un salto considerable con La casa mágica, una película cuya ambición estética se coloca a muy larga distancia de las precedentes Vamos a la Luna (2008) y Las aventuras de Sammy, un viaje extraordinario (2010). Co-dirigida por Ben Stassen y Jeremy Degruson, La casa mágica parte, de hecho, de una de esas pequeñas piezas de nWave Pictures para parques de atracciones y relata la singular peripecia de un gato abandonado, que recala en la casa de un viejo prestidigitador amenazado por las especulaciones inmobiliarias de su sobrino.

LA CASA MÁGICA

Dirección: Ben Stassen y Jeremy Degruson.

Animación.

Género: Aventuras. Bélgica-Francia, 2013.

Duración: 85 minutos.

El relato es funcional, pero hay diseños de personajes imaginativos –la bombilla antropomórfica Edison, el conejo antagonista-, riqueza de texturas e iluminación, escenas poderosas –la casa transformándose en túnel del terror-, y una muy singular tendencia al abigarramiento del plano. Toda una sorpresa.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS