Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plaza de Las Ventas acuerda medidas para agilizar los festejos

Se acortará el tercio de varas y se estudiará limitar el uso del descabello y la puntilla

El Centro de Asuntos Taurinos estudiará la posibilidad de limitar el uso del descabello y la puntilla; se agilizará el tercio de varas; los presidentes deberán exhibir el pañuelo blanco de concesión de trofeos hasta el arrastre del toro, y se mantiene el criterio actual para que un espada salga por la puerta grande y no se acepta la propuesta de algunos sectores de exigir dos orejas de un mismo toro.

Estas son algunas de las decisiones que ha adoptado un grupo de treinta representantes de diversos estamentos taurinos de Madrid, reunidos con el fin de analizar posibles medidas que ayuden a mejorar y agilizar el desarrollo de los espectáculos taurinos en la plaza de Madrid.

En el encuentro, convocado y presidido por el empresario de Taurodelta, José Antonio Martínez Uranga, y al que se incorporó el nuevo director gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, Manuel Ángel Fernández, han participado representantes de presidentes de la plaza madrileña, matadores, ganaderos, picadores, banderilleros, abonados, peñas de aficionados y medios de comunicación.

Las conclusiones, adoptadas por amplia mayoría, han sido las siguientes:

1.- Con carácter inmediato, el Centro de Asuntos Taurinos analizará la posibilidad de incorporar al reglamento la limitación del uso del descabello y la puntilla. Se insta, además, a los matadores a la utilización del puntillero de plaza para lo cual Taurodelta facilitará su óptima preparación y la gratuidad para los matadores.

2.- Durante el próximo mes de agosto, de forma experimental, el caballo de turno en la suerte de varas accederá al ruedo por la puerta de Madrid (entre los tendidos 7 y 8) en vez de hacerlo por la puerta de cuadrillas (entre los tendidos 3 y 4). El objetivo es reducir diez minutos la duración del espectáculo. Si la experiencia es positiva, en adelante, el caballo de turno tomará posiciones en la Puerta de Madrid por el callejón durante el arrastre del toro anterior y volverá por el mismo camino a la puerta de cuadrillas tras el cambio de tercio.

3.- A partir del próximo domingo los presidentes exhibirán un pañuelo blanco por cada trofeo concedido y lo mantendrán visible hasta el arrastre de la res. Igual práctica se producirá con la exhibición de otros pañuelos, como el verde que ordena la devolución, que deberá permanecer visible hasta que la res vuelva a los corrales.

4.- Los presidentes extremarán el cuidado en la valoración de la solicitud de trofeos por parte de los espectadores en el caso de la primera oreja, y deberán tener en cuenta que la petición no siempre se realiza mediante la exhibición de pañuelos blancos. La concesión se hará con prontitud cuando exista mayoría.

5.- Se descarta por amplia mayoría la solicitud de algunas peñas y asociaciones de aficionados de que sea necesario cortar dos trofeos en un toro para abrir la puerta grande. Se estima que la salida a hombros debe ser un acto democrático que se derive de la petición mayoritaria del público (a quien corresponde la concesión del primer trofeo) en lugar de la decisión de una sola persona.

8.- Se volverá a valorar técnicamente la disminución de la elevación del centro del ruedo de la plaza como demandan matadores, picadores y banderilleros, siempre que se garantice la óptima evacuación de agua para evitar encharcamientos y, en su caso, suspensiones de festejos.

9.- Con carácter inmediato se sustituirá el vestido de torear que lucen el torilero y el chulo de banderillas por una vestimenta adecuada, que respete el hecho de que solo quienes participan en la lidia pueden vestir de luces.

10.- Los presidentes se encargarán de que el trofeo que se concede a los matadores deje de ser la exhibición de la oreja completa de la res, limitando el tamaño del trofeo.

11.- Los presidentes extremarán la vigilancia en la diligencia de los mulilleros en el arrastre de las reses para evitar tiempos muertos y presión artificial en las decisiones del equipo presidencial.

Este grupo de trabajo se volverá a reunir una vez finalizado el mes de agosto para analizar el resultado de las nuevas medidas y avanzar en aquellas que están pendientes de estudio.