Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué es y qué no es Netflix

La plataforma 'online' aterrizará en España en octubre. ¿Qué supondrá su llegada al mercado audiovisual español?

Netflix

Con el anuncio de la llegada en octubre de Netflix a España, miles de personas se han lanzado a dar la bienvenida a la plataforma online como si se tratara del Mesías de los serieadictos. La plataforma se ha hecho de rogar en España, pero ya ha llegado el momento. Ahora, la pregunta del millón: ¿realmente Netflix viene para salvarnos de todas las penalidades que hemos sufrido a la hora de disfrutar de nuestras series y películas favoritas como y cuando queremos? ¿Tienen que echarse a temblar las cadenas de televisión tradicionales? ¿Netflix lo cambiará todo para siempre?

Primer punto que hay que tener en cuenta: Netflix llegará a España con un catálogo limitado. Sus grandes buques insignia, las series House of Cards y Orange Is the New Black, ya están en posesión de Canal + en España. Las que sí llegarán con su aterrizaje son títulos de estreno más reciente o inminente como Daredevil, Marco Polo, Bloodline, Grace and Frankie, Unbreakable Kimmy Schmidt, Sense8 o Narcos. Además, tiene pendiente de estreno más títulos que llegarán como consecuencia de su alianza con Marvel: Jessica Jones, Luke Cage, Puño de Hierro y Los Defensores. El objetivo de Netflix es estrenar contenido original cada dos semanas, y todos esos nuevos títulos son, lógicamente, susceptibles de ir sumándose a su catálogo.

Pero con las series que no son de producción propia, la situación es muy diferente. Al contrario de lo que hacen cada vez más cadenas de pago españolas y plataformas como Yomvi, Netflix, salvo excepciones muy raras, no estrena capítulos de series al día siguiente de su emisión en su país original, sino que emite las temporadas enteras una vez que ya se han visto en televisión. En el caso de las películas, hay que esperar al menos dos años para poder verlas. No hay posibilidad de alquiler ni títulos premium que requieran un pago adicional. El precio de la suscripción da acceso a todo su catálogo, con todas las posibilidades y limitaciones que tenga.

Donde sí ha demostrado su fortaleza es en la posibilidad que da a sus usuarios de ponerse al día con las series o retomar títulos que se le escaparon en su momento. Ese fue uno de los motivos de que una serie como Breaking Bad, de seguimiento muy minoritario en sus primeros compases, fuera ganando repercusión con el paso del tiempo hasta lograr que su final fuera un acontecimiento sociocultural. Otro de sus puntos fuertes es su sistema de recomendación para sus usuarios, ajustado a los gustos del espectador en función de lo que ve y lo que valora.

En España ya hay plataformas que ofrecen vídeo bajo demanda. Filmin, Yomvi, Wuaki.tv o Nubeox  serán los competidores directos de Netflix y tienen una ventaja: llevar meses o años acumulando catálogo. En este sentido, la llegada de Netflix a España hará que el mercado de distribución audiovisual tenga otro competidor más y un ganador claro: el consumidor, que tendrá más oferta legal a su alcance.

Lo que sí parece claro es que la llegada de Netflix y la cada vez mayor presencia de otras plataformas online está cambiando la forma de ver la televisión. Las generaciones más jóvenes se están desvinculando del televisor para pasar a seguir sus programas favoritos en otros dispositivos y, sobre todo, como y cuando quieren. Si la llegada de Netflix a España significa algo es que la televisión por Internet es una realidad que cada vez se debe tener más en cuenta.

Más información