Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viaje de Concha Jerez y José Iges

Los artistas idean acciones para lugares específicos. En 'Media_mutaciones' exponen una pieza que les lleva a reflexionar sobre el destino de muchas instituciones culturales

Concha Jerez y José Iges, en una calle del madrileño barrio de Lavapiés. Ampliar foto
Concha Jerez y José Iges, en una calle del madrileño barrio de Lavapiés.

Antes de llevar a confusión, hay que aclarar que Viaje a ninguna parte, la última instalación creada por Concha Jerez (Las Palmas de Gran Canaria en 1941) y José Iges (Madrid, 1951), nada tiene que ver con el viaje de los cómicos ideados por Fernando Fernán Gómez en la novela y película homónimas. "Es solo un guiño", confiesan Iges y Jerez. Su travesía comenzó en 1989, con alguna colaboración, pero empiezan a firmar en conjunto y a trabajar en una plataforma común un año más tarde.

Crean un tercer ámbito, no son ni el uno, ni el otro –que también continúan con sus trabajos individuales–, son un tercero. Un tercero que lleva 25 años creando con múltiples lenguajes, pero siempre pegado a la realidad. Recuerdan cada una de sus piezas y son innumerables. Las tienen muy presentes porque en Media_mutaciones se va a mostrar una base de datos con cuantiosa documentación de todo su trabajo en común. "Llevamos un tiempo trastornados y torturados con esta minuciosa recopilación", bromea Iges.

Ambos consideran que están
viviendo un cambio de época,
desde ese punto crean

El artista madrileño explica que en la mayoría de sus obras se han planteado "el in situ y la acción". Es decir, se han creado para espacios, realidades, entornos, contextos concretos donde se desarrollan los hechos. En este caso la acción es la videoinstalación Viaje a ninguna parte y el "in situ" es el espacio de Tabacalera, un edificio que a Jerez le transmite melancolía: "Un lugar industrial, medio abandonado –la parte de arriba, sobre todo– , en el que ha trabajado mucha gente, la mayoría mujeres. Vas recorriendo el edificio [esto se podrá ver en la exposición] y lo que ves te suscita esa melancolía". Iges califica esto de "metafórico", recuerda todos los lugares "para y en los que han creado" y que ahora ya no existen o van a la deriva: "¡Han vendido el edificio del Cervantes de Bruselas! Nosotros presentamos allí Argot, que precisamente termina con este Viaje a ninguna parte. No puedo evitar pensar lo que fue el Instituto Cervantes y lo que es ahora, ni lo que ha pasado con la cooperación cultural internacional, son realidades que difícilmente serán como las hemos conocido y disfrutado".

Ambos consideran que están viviendo un cambio de época, y desde ese punto crean. Siempre han trabajado desde la continua mutación. Una mutación que en sus piezas han protagonizado muchas veces los medios y cómo estos llegan a cambiar la sociedad. Pero no hablan de variaciones superficiales, si no de las que comienzan en lo más profundo y son irreversibles, como si de mutaciones de cromosomas se tratase.

Media_mutaciones. Concha Jerez y José Iges. La Tabacalera, Madrid. Del 28 de abril al 21 de junio.

Más información