Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romeo y Julieta en un ‘reality show’

La Joven Compañia de Teatro estrena ‘Hey Boy Hey Girl’, escrita por Jordi Casanovas, con la puesta en escena más ambiciosa hasta la fecha

Ensayo de 'Hey boy hey girl' por la joven compañía en el teatro conde duque de  Madrid.  rn rn
Ensayo de 'Hey boy hey girl' por la joven compañía en el teatro conde duque de Madrid. EL PAÍS

La Joven Compañía de Teatro crece y crece. Las producciones son cada vez más ambiciosas. El vestuario, la escenogafía, las luces, la música. Todo es cada día más imponente y profesional. Esta es la segunda temporada de este proyecto, nacido en Madrid al calor del Conde Duque, y su futuro parece no tener ya muchos límites. Las giras forman parte ya de su organización, con más de un elenco sobre los escenarios en distintos centros de España. La semana pasada se estrenó Hey Boy Hey Girl, su segunda producción de esta temporada, y ya tienen prácticamente todas las representacines reservadas (unas 5.000 entradas). Son los institutos y profesores de Literatura de Secundaria los que de manera decidida y entusiasta están apoyando y llenando las sesiones matinales, en las que no suena, cosa rara, ni un teléfono móvil. Tal es la concentración y la pasión que ponen los jóvenes estudiantes por esta compañía impulsada por David Peralto, director artístico, y José Luis Arellan como responsable de escena, siguiendo el ejemplo del National New Theatre de Londres, donde se ha conseguido, tras décadas de trabajo y representaciones, que los patios de butacas de los teatros estén llenos a reventar de público adolescente. “Llevan muchos años formando a jóvenes y han logrado el efecto llamada al público adolescente con lo que han logrado consolidar un sólido tejido industrial”, le gusta recordar siempre a Arellano.

 

Cada temporada estrenan tres proyectos: uno de un autor contemporáneo extranjero; otro de un dramaturgo español y el último un clásico de la literatura. El trimestre pasado le tocó el turno a Punk rock, una obra de Simon Stephens que actualmente está de gira por distintas provincias españolas. Ahora tienen en cartelera hsta finales de este mes Hey Boy Hey Girl, obra de Jordi Casanovas especialmente escrita para esta joven compañía. El último trimestre representarán de nuevo Fuenteovejuna (lo hicieron el año pasado), de Lope de Vega, pero en versión de Juan Mayorga.

Esto no es ningún juego, aunque los participantes se diviertan de lo lindo. Es algo que tienen claro los responsables de este proyecto que une el feliz casamiento entre pedagogía y cultura. Al objetivo de formar una compañía completa profesional, —actores, utilleros, directores artísticos, músicos, escenaristas, todos con sueldo que marca el convenio colectivo del sector—, se añade el de fomentar la autoría de los dramaturgos españoles. “Se trata de que, a la hora de escribir, estos autores piensen en el público adolescente”, asegura Arellano que hace sudar la camiseta a los 11 actores, de entre 20 y 24 años, que protagonizan Hey Boy Hey girl, una historia de amor, un auténtico Romeo y Julieta, que se desarrolla en un reality show de una cadena de televisión cualquiera.

Una gran cortina de flecos dorados enmarca el escenario del Conde Duque (con un aforo de 243 butacas ), en el que aparecen dos elementos escenográficos de madera que, a lo largo de la función, sirven para muchas cosas. Ahí se instalarán los dos grupos enfrentados de este “experimento sociológico” seguidos día y noche por las cámaras, a los que el actor Javier Gutiérrez, en el papel de conductor del programa, en unos vídeos grabados en una pantalla, va marcando las estrictas reglas y normas de este reality. “Sois la envidia del país”, les suelta Gutiérrez, con gruesas gafas de pasta. Y los chicos lo creen, mientras se van sucediendo todos los sórdidos ejemplos que uno ve en este tipo de programas, peleas, lloros, risas, pero también una historia de amor entre un chico y una chica que concursan en grupos enfrentados. Un Romeo y Julieta del siglo XXI, con el altavoz de la televisión. Todo está preparado para lo que se avecina como una gran tragedia.

Para Jordi Casanovas, esta reescritura del clásico de Shakespeare sirve para redescubrir el fulgor juvenil de nuestros días y reflexionar sobre las relaciones de amistad, amor, fama y poder de los jóvenes de hoy.

Hasta el momento, Hey Boy Hey Girl es la puesta en escena más rica de este grupo de teatro en cuanto a producción. Pero no se van a parar ahí y ya piensan en nuevas y más ambiciosas propuestas. Tienen a su favor la movilización de institutos y profesores, que llenan los pases matinales del Conde Duque, y que luego realizan trabajos académicos en torno a las obras, así como al consenso institucional y de los profesionales del teatro. Jóvenes al Teatro tiene entre sus socios de honor a Gerardo Vera, Ariadna Gil y Terele Pávez, entre otros.