Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cien por cien natural

En 'Mi pequeño bosque' y 'Mi pequeño jardín' la ilustradora Katrin Wiehle dibuja sin contornos, jugando solo con el color

Cien por cien natural

Estos libros parecen salidos directamente de un árbol. Uno tiene la sensación de que si los colocara junto a un tronco desaparecerían ante nuestros ojos para convertirse en rama o en anillo rugoso o en una gruesa raíz que escapara del suelo y se enroscara a nuestros pies como un animal prehistórico. Mi pequeño bosque y Mi pequeño jardín son los primeros volúmenes de una colección que cuenta además con otros títulos como Mi pequeño estanque y Mi pequeña jungla. La portada dice que son 100% naturales, que están hechos con el 100% de papel reciclado y que están impresos con tintas ecológicas. Pero, aunque esa información no apareciera, bastaría con sujetarlos entre las manos y pasar las gruesas hojas para sentir el árbol, la tierra, las piedras; su tacto áspero, su denso olor oscuro. En cada uno de ellos, tres animales presentan al lector el entorno.

En Mi pequeño bosque, que ha sido elegido en Alemania como el Libro más Bello por la Fundación Stiftung Buchkunst, son el zorro, la ardilla y el tejón quienes nos acompañan en un paseo al bosque y nos muestran lo distintas que son las hojas, lo que crece a la sombra de los árboles y los animales que allí habitan: escarabajos, liebres, mapaches, lechuzas, pájaros carpinteros, lobos, ciervos… En Mi pequeño jardín son el erizo, el ratón y el gorrión quienes nos llevan de paseo y nos presentan a los demás animales que viven en el jardín, en la hierba y bajo tierra: hormigas, lombrices, topos, caracales, orugas, mariquitas, saltamontes… Y nos señalan las flores, los frutos y las verduras que crecen allí. Su autora, la ilustradora Katrin Wiehle, dibuja animales y árboles sin contornos, jugando solo con el color, mate y rico sobre la superficie acartonada de las hojas. Sus imágenes planas y sin apenas texto transmiten una fuerza primitiva y onírica. Ojalá traduzcan pronto sus demás libros.

Mi pequeño bosque y Mi pequeño jardín. Katrin Wiehle. Traducido por L. Rodríguez López. Lóguez Ediciones. Salamanca, 2014.16 páginas. 9,20 euros cada uno