Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una edición de lujo para el mítico catálogo de Picasso

El sueco Staffan Ahrenberg presenta en Madrid una versión para coleccionistas del 'Zervos'

El editor sueco Staffan Ahrenberg, en la galería Elvira González, en  Madrid. Ampliar foto
El editor sueco Staffan Ahrenberg, en la galería Elvira González, en Madrid.

Paseando por la Rue du Dragon de París un día de 2010, el hombre de negocios y coleccionista de arte contemporáneo sueco Staffan Ahrenberg se tropezó con la mítica galería y editorial Cahiers d’Art —fundada en 1926 también como revista por Christian Zervos, el autor del que se considera el catálogo razonado más completo de Picasso— y sintió un impulso que ni siquiera ahora, pasados varios años y varios libros, sabe descifrar. Mientras lo recuerda, se asoma a su cara una sonrisa divertida y cómplice con su nueva vida de editor. “De pronto, entré y pregunté quién era el propietario, y sin que supiera bien por qué, sin que consiguiera refrenar mis palabras, la frase decisiva salió de mi boca: ¿está en venta?”. El hombre de la galería, entonces mortecina de actividad, le explicó que la persona con la que debía hablar era su hermano, y cuando al día siguiente acudió a la cita, el propietario fue contundente: “Me dijo que era el momento y lugar oportuno: quería vender”.

De este modo novelesco —como corresponde a Cahiers d’Art— Ahrenberg se convirtió en el propietario de la editorial. Tenía algo de encuentro con el destino, igual que aquel otro de Picasso con las máscaras de África en el Trocadero, con las que se dio de bruces un día de un modo casual —como son los encuentros definitivos— y entonces comprendió tantas cosas determinantes para su obra. “Las señoritas de Avignon debieron de nacer ese día”, escribió Picasso al cabo del tiempo.

El mundo de Cahiers d’art era, además, para Ahrenberg cierto regreso a un lugar muy familiar, a la biblioteca de su padre, conocido coleccionista, donde recuerda haber visto tantas veces el famoso Zervos que ahora ha reeditado Ahrenberg en una bellísima edición, que busca un público de coleccionistas sofisticados, dispuestos a gozar de la belleza, táctil también, de un libro especial que acaba de presentar en la galería Elvira González, en Madrid. Es un sueño hecho realidad en un negocio “complicado desde el punto de vista financiero, como lo fue para Zervos”, recuerda.

“He leído algunas de las cartas entre Zervos y Alfred Barr [entonces director del MoMA] y en ellas comentaba su deseo de publicar la revista en inglés y de buscar una mayor implicación de las personas próximas al museo neoyorquino para ligarlas a la publicación. Está claro que tenía las mismas dificultades de todo el que emprende este tipo de edición. No conocí a Zervos, pero seguro que se alegraría de ver cómo el Picasso se ha publicado en inglés, que Cahiers d’Art sale tanto en inglés como francés y que el MoMA va a apoyar el proyecto”.

Tal vez por eso, Ahrenberg se siente contento en este periodo, el de editor de libros extraordinarios como el facsímil de este documento esencial para la historiografía de Picasso. Es el niño mimado entre tantos libros seductores que, ahora como entonces, publica la legendaria revista, que en esta nueva vida reaparece respetando el espíritu inicial: “Seguimos dando su espacio a la arquitectura, así como a lo actual, que convive con lo clásico, igual que ocurriera en los años veinte”. Junto a la reedición del Zervos, la editorial prepara el catálogo razonado de los dibujos de Frank Gehry que compartirá espacio y entusiasmo con Calder en un mundo donde los libros, sobre todo los editados con esmero, siguen siendo un consuelo para el espíritu.