Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey pide un “aire renovador” a las Reales Academias

Felipe VI quiere que se sitúen "en la vanguardia del nuevo milenio" al servicio de la sociedad

Felipe VI durante la apertura del curso. Ampliar foto
Felipe VI durante la apertura del curso. efe

La tarde del pasado jueves, los representantes de las ocho Reales Academias se congregaban en la sede de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en Madrid para la tradicional ceremonia de apertura del curso; allí, Felipe VI, las animó a impulsar su labor "con un aire renovador" que las sitúe "en la vanguardia del nuevo milenio" al servicio de la sociedad, un "reto exigente" que, para el Rey, podrán cumplir gracias a su capacidad y "buen hacer".

Tres siglos han pasado desde que estas instituciones se fundaran, ahora, el jefe del Estado está convencido de que es necesaria una renovación, un impulso y una adaptación a los nuevos desafíos que deben llegar al mayor número de ciudadanos posible, utilizando para ello las grandes posibilidades de comunicación que ofrecen las nuevas tecnologías.

Felipe VI presidió por primera vez una ceremonia a la que también asistieron el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert; el presidente de la institución anfitriona, Alberto Galindo; y los presidentes de las otras seis reales academias: Española de la lengua, Historia, Bellas Artes de San Fernando, Ciencias Morales y Políticas, Farmacia, y Medicina.

Frente a ellos, el Rey destacó que "para avanzar en el bienestar colectivo debemos contar, hoy más que nunca, con la aportación de los intelectuales, de los pensadores; de hombres y mujeres comprometidos con su país", porque la cultura y el conocimiento "son elementos y condiciones indispensables para el desarrollo de las naciones y el bienestar de sus ciudadanos".

La efectiva difusión del conocimiento fue una de las características de ese nuevo impulso que se deben afianzar, "para que no quede confinado en bibliotecas, archivos, o centros de saber, sino que llegue, estimule y oriente al mayor número de ciudadanos". El papel de las academias es asumir e incluso liderar "el progreso científico-técnico", con mayor presencia en las nuevas vías de comunicación, cada vez más afianzadas y que ha descrito como "las nuevas plataformas de diálogo en el futuro".

Para ello, destacó el Rey, los jóvenes son "fundamentales, auténticos agentes de modernización capaces de facilitar, interpretar y desarrollar con nuevos lenguajes esta inevitable evolución"; y recordó a los asistentes su apuesta porque España preste "el máximo apoyo a la ciencia y la investigación, a la cultura y al conocimiento en su más amplia expresión", enfatizando que además de "conservar el saber y cultivar la erudición" es vital "actualizar y crear permanentemente, investigando, innovando, generando pensamiento con excelencia y sentido práctico".