Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torería del madrileño Luis Miguel Encabo en su vuelta a la plaza de las Ventas

El diestro madrileño sorprende después de casi tres años fuera de los ruedos.

El torero madrileño Luis Miguel Encabo, prácticamente ausente de los ruedos durante las tres últimas temporadas, volvió ayer a ‘su’ plaza de Las Ventas y protagonizó una faena repleta de aroma y torería, aunque sin la rúbrica con la espada, ante el único toro bueno de la tarde. Este fue el principal argumento del primer festejo del tradicional ciclo de 'encastes minoritarios' de septiembre, según informa la Agencia EFE.

Con un tercio de entrada, se lidiaron toros de José Joaquín de Moreno Silva (saltillos), desiguales de presentación y de escaso juego, salvo el manejable segundo. El resultado artístico fue el siguiente: Luis Miguel Encabo, gran ovación tras aviso y palmas; Marc Serrano, que confirmaba su alternativa, ovación tras aviso, y silencio tras aviso; y José Miguel Pérez Joselillo, silencio tras aviso y silencio.

Encabo ha demostrado que aún tiene una reserva torera; lanceó a su primero con arrebatadas verónicas, y lo banderilleó con soltura en dos pares de poder a poder y otro por los adentros. Muleteó con reposo y dejó pinceladas de enorme torería. El conjunto de su faena destacó por su trasteo asentado y su toreo al natural, aunque todo lo malogró con el mal manejo de la espada. No pudo lucirse ante el cuarto, un toro muy dificultoso.

Marc Serrano confirmó su alternativa con un 'saltillo' de imponentes defensas y juego complicado, con el que estuvo digno y sin brillantez; ante el quinto, soso y descastado, el torero francés derrochó voluntad no exenta de frialdad.

El tercero de la terna, Joselillo, no tuvo suerte con su lote, muy desabrido, y su paso por la plaza madrileña careció de interés.

 

Todos a hombros en Ronda

 

Los rejoneadores Andy Cartagena, Diego Ventura y Andrés Romero se repartieron ocho orejas y salieron a hombros tras la corrida celebrada en La Real Maestranza de Caballería de Ronda, que cerró la feria.

Se lidiaron seis toros de Passanha, de buen juego. Andy Cartagena, oreja y dos orejas. Diego Ventura, ovación y dos orejas, y Andrés Romero, dos orejas y oreja. Los tendidos se cubrieron en sus tres cuartas partes.

 

Apoteosis en Bayona

 

Un festejo apoteósico cerró ayer la temporada en la localidad francesa de Bayona. Se lidió una gran corrida de Garcigrande, (los toros corridos en segundo y cuarto lugares fueron premiados con la vuelta al ruedo), y los diestros Juan Bautista, Sebastián Castella e Iván Fandiño, junto al ganadero y al mayoral, salieron a hombros después de cortar dos orejas cada uno, según informa el portal Mundotoro. Antes de saltar a la arena el tercero de la tarde, Iván Fandiño fue obligado a responder desde el tercio a la ovación del público, después de que hace un mes resultara gravemente lesionado en esta misma plaza.