Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más ‘Cuarto Milenio’, más misterios

Iker Jiménez estrena su décima temporada con dos especiales sobre las caras de Bélmez

El director y presentador de 'Cuarto Milenio', Iker Jiménez. Ampliar foto
El director y presentador de 'Cuarto Milenio', Iker Jiménez.

Suena la canción principal de la película El exorcista, la luz es tenue y la cera de las velas cae por los candelabros en el plató del programa Cuarto Milenio, dirigido por Iker Jiménez. “No es un decorado, es una forma de vivir y de pensar. Es nuestra casa, un espacio para dejar paso al misterio y a la fantasía”, explica el presentador del formato que estrena este domingo su décima temporada, convirtiéndose así en el más longevo de Cuatro. El equipo, dice, vuelve con un caso resuelto: el de las caras de Bélmez, "fraude o verdad, desde hace mucho tiempo, me propuse demostrar qué había detrás de este misterio, caiga quien caiga".

Jiménez ha aparecido en el escenario con rostro serio y mordiéndose los labios. "El 23 de agosto de 1971 en Bélmez de la Moraleda, Jaén, apareció la primera cara en la casa de María Gómez Cámara". Una imagen que, asustados, eliminaron del cemento. Desde entonces, se han registrado "unas 600 caras" en el suelo de esta vivienda situada en el número 5 de la calle Real. El caso es "cine puro, con muchísimos elementos. Tiene traición, ocultación, drama, retazos de la España más negra, muerte, niños que no han nacido y conspiración del Estado", detalla el periodista.

Cuarto Milenio emitirá dos episodios titulados Operación Bélmez —el primero, este domingo 7 a las 23:45, después del partido de baloncesto, y el segundo, el fin de semana 14— donde afirman que ofrecerán a los espectadores "la respuesta definitiva". Jiménez y Carmen Porter, copresentadora del programa, están "en shock con lo descubierto". Las palabras fraude o verdad revolotean en boca de Jiménez durante toda la rueda de prensa: "Si es fraude o verdad, ¿por qué solo han salido en esa casa?"; o "si es fraude, hay que conocer al artista que ha conseguido impregnar de tanta expresividad los rostros".

El caso es "cine puro. Tiene traición, ocultación, drama, retazos de la España más negra, muerte y conspiración del Estado"

"Levantaron el suelo y aparecieron huesos de niños, el lugar fue antiguamente un cementerio, pero nunca encontraron los cráneos", cuenta Porter. Para desmelenar esta maraña de anécdotas, historias y confabulaciones, el equipo ha tomado muestras de los rostros ante notario y ha realizado análisis químicos; también ha reunido más de 1.000 fotografías de las caras tomadas durante estos 40 años. Al superponerlas, "todas las caras han evolucionado hacia la putrefacción". Donde hace décadas se podían ver las pupilas de un rostro, ahora solo se ven dos grandes manchas negras; donde se observaba una boca entreabierta, han aparecido unos dientes; ahora, esa cara se parece mucho a una calavera. "Hemos visitado muchas veces la casa de María, parecía que los rostros se movían, hay algunas que han desparecido por los zócalos", añade Jiménez.

En el plató, el escultor Juan Villa ha hecho una reproducción del salón de la casa. El grueso de las caras está situado en torno a la chimenea: un bebé, mujeres, hombres hacen pensar en la hipótesis de que representan a una familia. Tras la muerte de la propietaria de la casa, María, surgieron nuevos rostros, más difuminados. "No hemos podido copiar las imágenes, no con esa expresividad, ¿porque hay detrás un pedazo de artista?", cuestiona Jiménez.

Una de las veces que visitaron el lugar, colocaron volumétricos que se iluminan cuando registran alguna presencia, uno de ellos al lado de las caras de la chimenea, "y pasaron cosas. Estábamos mosqueados. Nos decíamos 'se nos han roto los aparatos, no puede ser que se vuelvan locos cuando decimos el nombre de María", relata Porter. A pesar de que los directivos de Cuatro insistieron durante las nueve temporadas previas a la pareja para que hablaran de este caso, siempre contestaban: "Lo haremos el día en que no quede ninguna duda".