Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano
LA FOTO DE MI VIDA

El mirón

Fosi Vegue, el artista de hoy, descubrió un patio compartido por casas familiares y pisos a los que las prostitutas llevaban a sus clientes

El mirón Ampliar foto

Casi por casualidad, Fosi Vegue se encontró con “un patio de vecinos con varias habitaciones a las que prostitutas llevaban a sus clientes, pero había otras vidas, como una pareja que pasaba todo el día viendo la televisión”. Vegue se atrincheró pacientemente con un teleobjetivo y ejerció de mirón, tomando fotos durante tres años de las formas y luces que dejaban entrever las ventanas, como James Stewart en La ventana indiscreta, “pero con un sujeto fotográfico más limitado”, dice. De ahí nació XX XY, libro publicado en junio por la editorial Dalpine que muestra “una fotografía de lo residual, de algo que está ahí pero que no queremos ver, como si no existiese”. Vegue, nacido en 1976 en Talavera (Toledo), se inició en la imagen gracias a la afición de su abuelo por las diapositivas, “un poso que ahí quedó”.

“Sé que era un tema chocante pero me gusta interpretar la realidad; huyo de la mirada objetiva”. XX XY supone “un estudio sobre el sexo como catalizador de nuestros instintos, de nuestros deseos y contradicciones”. El objetivo es que “el espectador participe y ponga su parte en las imágenes que ve”; que complete lo que solo en ocasiones se intuye: un brazo, una pierna, dos cuerpos en la cama. Vegue es fundador y director de la escuela de fotografía BlankPaper, nacida en Madrid en 2006 para buscar una “formación renovada” en el arte de fijar imágenes, y que se ha convertido en una plataforma de referencia de creadores emergentes. Premio de Fotografía Documental en Arco 2007, Vegue ha expuesto en Sao Paulo, Madrid y Barcelona y fue uno de los 20 elegidos por Joan Fontcuberta para la exposición del último PhotoEspaña Fotografía 2.0.

La obra de Vegue también ha merecido la atención del número especial que la revista British Journal of Photography ha dedicado este verano a los nuevos autores españoles. “Los críticos internacionales tienen puestas las miradas aquí porque se está haciendo una fotografía valiente, distinta, muy pasional, que gusta fuera quizás porque ellos son más fríos”. Una de las razones del éxito de lo que Vegue califica como “edad de oro de la fotografía española” obedece a que “hay mucha colaboración y diálogo entre nosotros”. “Hemos vencido por fin esa losa paternalista de las becas y las convocatorias. Ahora, tú te puedes montar tu galería, tu editorial...hay mucha iniciativa”.