Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oficio de mujeres

La argentina Ana Gallardo presenta 'Pencas', su primera exposición individual en España

'Sin título', 2014, de Ana Gallardo.
'Sin título', 2014, de Ana Gallardo.

La artista argentina Ana Gallardo (Rosario, 1958) presenta su primera exposición individual en nuestro país, Pencas, dentro del Festival PhotoEspaña, un proyecto que se centra en la propia experiencia de la artista cuando se trasladó durante tres meses a México DF para trabajar en Xochiquetzal, un geriátrico destinado a mujeres que han ejercido la prostitución callejera. Las expectativas de Gallardo cambiaron cuando conoció la realidad, la situación de precariedad de estas mujeres, y en concreto, la de una de ellas, Estela. La artista hace partícipe al espectador de la situación marginal de estas mujeres a través de distintos trabajos en los que materializa esta experiencia: una instalación de pared en la que inserta una imagen en blanco y negro de algunas de estas viejas trabajadoras sexuales, un vídeo que refleja la charla, como si de una cámara oculta se tratara, con la fundadora del centro en un desgarrador y emotivo relato: “Para este oficio no se necesita un título, sino la experiencia y la sensibilidad (…) somos mujeres de la calle, no podemos estar encerradas (…). Somos conflictivas por naturaleza”; dos dibujos realizados con carboncillo que muestran imágenes de jóvenes meretrices con el rostro tapado, extraídas de Internet, y, para culminar, una magnífica instalación realizada en el enorme muro de la galería sobre el cual, en un acto de violencia y desgarro, la artista ha perforado a mano el texto que narra la experiencia vivida. Una materialidad mínima con la que logra comunicar una situación extrema.

No es la primera vez que Ana Gallardo reflexiona sobre la mujer y las condiciones de precariedad, resignación, vejez o estados marginales que sufre: es una temática que trata con sensibilidad y respeto y que se evidencia en su obra de forma apasionada y poética. Su trabajo se construye, como ella misma explica, “desde la necesidad y la urgencia; por tanto, una precariedad conocida se instala en mi accionar. Las relaciones afectivas, los encuentros con las personas, la apropiación de historias de vida, de sentimientos, de dudas, ciertos misterios, los fracasos, los desencuentros, son mis herramientas inmediatas”; en definitiva, una forma contundente de otorgar voz a quien carece de ella.

Pencas. Ana Gallardo. Galería Oliva Arauna. Barquillo, 29. Madrid. Hasta el 15 de julio.