Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

¿Se diluye el efecto Márai?

Las traducciones de las novelas del desaparecido escritor húngaro han sido todo un fenómeno que empieza a atenuarse

El escritor húngaro Sándor Márai y su mujer, Lola Matzner, en 1923.
El escritor húngaro Sándor Márai y su mujer, Lola Matzner, en 1923.

Casi once años después de ejecutar su voluntario final, del que se cumplieron 25 años el pasado 21 de febrero, en la casita ajardinada de San Diego (EE UU), el escritor húngaro de origen sajón Sándor Márai (Kosice, 1900) irrumpió en nuestro panorama editorial con El último encuentro. El esperado tête à tête entre los dos amigos, ya ancianos, 41 años después de que uno de ellos, el músico, desapareciese sin dejar rastro al otro, militar, y con un gran secreto sin desvelarse entre ambos, ha llegado a reclamar ya 47 reediciones, contabilizando las tres últimas aparecidas en la colección de bolsillo de la editorial Salamandra.

 Luego, con La mujer justa (2005), quinta novela editada en castellano, como el resto de su obra, por la misma editorial, el sorprendente hallazgo Márai acabó consolidándose como algo tan incontestable como alentador para quienes apuestan por la literatura de calidad. Con los tres largos monólogos que desarrollan por separado los protagonistas de un triángulo amoroso, se afianzó el interés por ese enigmático autor que fuimos también conociendo a través de sus libros de memorias, Confesiones de un burgués y ¡Tierra! ¡Tierra!, y por la biografía de Ernö Zeltner (Publicaciones de la Universitat de Valencia y de la Universidad de Granada, 2005).

Cada año aparecía una obra nueva, alimentando puntualmente al extenso grupo de ávidos seguidores que se fue creando en torno a Márai, confirmándose entre ellos a un tipo de lector maduro que, atraído por su literatura existencial, por el fino bisturí de su palabra hurgando en el delicado tejido de pasiones y dramas humanos, y siempre envuelta en una especial resonancia musical, buscaba prolongar el feliz descubrimiento, yendo de un libro a otro. Cualquiera de sus novelas demandaba posteriores ediciones, a menudo, de forma inmediata.

La singular literatura de Márai, capaz de fundir exaltación emocional con reflexión y análisis, llegó a merecer espacios destacados entre las estanterías de grandes superficies. Así que sería difícil encontrar en la primera década del siglo a un autor extranjero que haya gozado de mayor difusión en nuestro país. No es habitual que en un periodo de algo más de doce años se hayan editado trece obras del mismo escritor: diez novelas, dos libros autobiográficos y el quinto de sus interesantísimos cinco volúmenes de Diarios, escrito durante su estancia en San Diego (California), último destino del largo exilio voluntario que le mantuvo fuera de Hungría desde noviembre de 1948.

El sorprendente

hallazgo Márai

acabó consolidándose como algo

tan incontestable

como alentador

Sin embargo, desde hace dos años no aparece ningún título nuevo, y no porque el resto de su obra en húngaro, la lengua a la que permaneció fiel toda su vida, carezca de interés. Quedan por traducirse novelas tan valiosas como Los celosos o Los ofendidos, que junto a Los rebeldes compusieron la célebre trilogía Los Garren; o la última de su extensa producción, Amor profundo: curiosamente una novela policiaca, lo que tampoco debiera resultar nada extraño si atendemos a la capacidad de atmósferas intrigantes que caracteriza a muchas de sus novelas. Sería interesante conocer al menos alguno de los ensayos que tanto contribuyeron a su prestigio en los años treinta y mitad de los cuarenta, la etapa más relevante y feliz de su vida. Márai fue además un buen poeta y autor de teatro —Patrulla a Kaschau sería su pieza más célebre—; y escribió numerosos artículos en prensa, de los que podrían recordarse la influyente columna del Pesti Hirlap (Diario de Pest), previendo el fin de la cultura occidental.

Aunque sus libros no han desaparecido de las librerías, ya no ocupan la misma extensión. En los últimos años se han seguido reeditando, pero ahora en la colección de bolsillo de Salamandra, mientras que Liberación, la última y magnífica novela traducida, no ha gozado de similar repercusión a pesar de tratarse de una de sus cumbres narrativas reflejando las dramáticas horas previas a la toma de Budapest por parte de las tropas soviéticas. ¿Se está diluyendo el efecto Márai? Sería una lástima que ocurriese en estos años de riesgo para la literatura exigente, capaz además de acceder a un amplio espectro de lectores.

Fernando García Román es escritor y periodista. Fue condecorado por el Gobierno de Hungría con la I Medalla Pro-Cultura Hungárica. Actualmente ultima el perfil biográfico Márai ejemplar.