Opinión
i

…y José Tomás resucitó

Otra vez, con este torero, se masticó la tragedia en la plaza e instantes después la gloria El diestro sufre una fractura con desviación de la séptima costilla izquierda

El diestro José Tomás es corneado por el quinto toro de la tarde durante la corrida de la Feria del Corpus en Granada.
El diestro José Tomás es corneado por el quinto toro de la tarde durante la corrida de la Feria del Corpus en Granada. pepe marín

Otra vez, con este torero, se masticó la tragedia en la plaza e, instantes después, la resurrección y la gloria. Parece ser el sino de José Tomás. Acababa la faena al quinto, se dio la vuelta para dirigirse al burladero y tomar el estoque de verdad cuando el toro, al que había perdido la cara, se arrancó, lo empaló por detrás y lo volteó de forma espeluznante; dio el torero una vuelta de campana en el aire, y el testarazo en el suelo fue tremendo. Tomás cayó bocabajo y en la arena quedó inerte hasta que fue recogido por las asistencias, con el cuerpo desmadejado, y trasladado a la enfermería como un trapo.

Se preparó, entonces, Finito para acabar con el toro y allí andaba el hombre, tras un pinchazo con el semblante despavorido, a punto de dar el mítin, cuando hete aquí que José Tomás aparece por el callejón y la locura se apodera de los tendidos. La preocupación por la horrorosa cogida se transfiguró en apoteosis, gritos de “torero, torero” hasta que acabó con el toro —la cara de Tomás muy pálida y las fuerzas mermadas—, y los tendidos piden y exigen al presidente las dos orejas que pasea en verdadero loor de multitud.

Fue, sin duda, la resurrección de José Tomás. Fue una cogida de muerte, parecía que le abandonaba la vida camino de los médicos, pero volvió a la gloria torera en pocos minutos. Cosas de los genios.

Por cierto, ayer, en Granada mantuvo las constantes toreras que un día lo convirtieron en leyenda. Después de veintidós meses de retiro forzoso, Tomás no ha olvidado el toreo. Y, así, buscó la pureza y la autenticidad; se mostró seguro y confiado; desbordó sabor y torería; manejó el capote con verdadera maestría a la verónica y por ceñidas chicuelinas. Sobresaliente el toreo a la verónica, ganando terreno en cada lance, con las que recibió al quinto. Con la muleta en las manos citó al pitón contrario, cargó la suerte, alargó los muletazos, bajó las manos cuando los toros lo permitieron y dijo seguir siendo el torero que un día entusiasmó a todos los públicos.

Hernández y Del Río/Finito, Tomás, Cerro

Tres toros de Domingo Hernández -segundo, tercero y cuarto- y tres de Victoriano del Río -el primero, devuelto-, correctos de presentación, cumplidores en los caballos, blandos y muy nobles. El sobrero, de Juan Pedro Domecq, blando y nobilísimo.

Finito de Córdoba: dos pinchazos, _aviso_ estocada atravesada y baja y tres descabellos (algunos pitos); media tendida y baja (silencio).

José Tomás: estocada caída y un descabello (oreja); pinchazo y estocada corta atravesada y un descabello (dos orejas).

Rafael Cerro: estocada (oreja); dos pinchazos y estocada (oreja).

Plaza de toros de Granada. 19 de junio. Feria del Corpus. Lleno de "no hay billetes".

No ha olvidado José Tomás su toreo; lo que José Tomás ha olvidado ha sido el toro. Con los elegidos para la ocasión granadina —de correcta presentación, bonitas hechuras, ayunos de fuerzas y desbordante de almibarada nobleza, sobre todo, el primero— este torero no emociona. De hecho, no hubo arrebato en toda la tarde, ni conmoción, ni ese entusiasmo que suele acompañarle. Su primero era un juguete roto como toro, un santo varón como animal, un tarro de dulce mermelada; y con ese enemigo, Tomás jugó al toro, y, a pesar de sus maneras toreras, a pesar de que rezumaba personalidad, exquisitez, clase e inspiración, el público parecía no inmutarse; quizá, quién sabe, porque pedía más guerra y, sobre todo, más enemigo.

Más genio y menos dulzura sacó el quinto de la tarde, que embestía con la cara a media altura y corto recorrido, y con ese a Tomás se le notó que hace tiempo que no viste el traje de luces, que el paro pasa factura y el manejo de los toros exige verle las caras con frecuencia. Después, llegó la voltereta, el miedo, el silencio expectante y la explosión final de ese torero que volvió vivo al ruedo. Las dos orejas fueron el premio, sobre todo, a su resurrección.

Le acompañaron Finito de Córdoba, de vuelta ya de todo, y el joven Rafael Cerro, que acaba de comenzar la carrera. Al veteranote tocó un primer toro de lío para su forma elegante y suave de entender el toreo. Pero Finito tiene el corazón cogido con alfileres, y, actualmente, no es más que un suspiro de aquel que un día ya lejano creímos todos que sería una figura de época. Algún detalle, algún adorno —curiosas las medias blancas con las que se presentó— y para de contar. Rajado fue el cuarto y él lo persiguió como si quiera pelea.

Muy peleón, valiente y decidido se mostró Cerro en su lote. Suyo fue el mejor lote; lo intentó con capote y muleta y emocionó a los tendidos. Muy bien a la verónica y por gaoneras ante el sexto y en muletazos sueltos al tercero. Al final, Tomás, dolorido, no salió a hombros, y el más joven se solidarizó con él maestro y también salió andando. Y el público, jubiloso…

PARTE MÉDICO:

El diestro José Tomás sufre ‘una fractura con desviación de la séptima costilla izquierda, de pronóstico menos grave’, según el diagnóstico de los médicos que anoche le realizaron un estudio radiológico completo en el hospital clínico San Cecilio de Granada, adonde fue trasladado al finalizar la corrida de toros.

En la enfermería de la plaza fue atendido en primera instancia tras la dramática voltereta que sufrió tras dar la espalda al quinto toro de la tarde para acercarse a la barrera para coger el estoque de verdad. El parte médico emitido entonces fue el siguiente:

"Durante la lidia del quinto toro resultó alcanzado en un lance el torero D. José Tomás Román Martín, que es atendido al final del festejo en esta enfermería apreciándosele una contusión en parrilla costal izquierda con posible fisura de los últimos cartílagos costales, así como una conmoción cerebral aparentemente superada al ser la exploración neurológica normal. Para confirmar estos hallazgos se decide su traslado a un centro hospitalario para realizarle los oportunos estudios radiológicos y complementarios. Firmado: Dr. Pablo J. Torné Poyatos, Jefe del Servicio Médico-Quirúrgico".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50