Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Alguien que hablaba poco y reía mucho

Cuando he conocido la noticia de la muerte de Paco me ha embargado una pena muy grande. Ha sido una sorpresa muy triste, y no solo por la juventud del amigo, sino porque se ha apagado una enorme capacidad creativa.

Mantenía con Paco una buena amistad, y nos admirábamos mutuamente desde los tiempos en que nos reuníamos con Camarón, otro grande del arte.

Creo que Paco de Lucía era un ser extraordinario, una buena persona, que hablaba poco y reía mucho. Sin duda alguna, su muerte es una pérdida irreparable para sus amigos y para todos los amantes del arte.

Paco ha sido un auténtico revolucionario; ha dado vida a la guitarra, del mismo modo que Camarón se la dio al cante. Lo que más lamentoen estos momentos es que hacía tiempo que no hablaba con él. Claro que él vivía en México y yo en el Aljarafe sevillano. Y yo salgo poco, y me veo cada vez menos con los amigos, pero mantengo el afecto con todos ellos. Recuerdo que la última vez que estuvimos juntos fue en Madrid, en un restaurante, hará cosa de un par de años.

La verdad es que no me hago a la idea de que Paco, tan lleno de arte, esté muerto. Siento de verdad que ha desaparecido un amigo, pero el mundo ha perdido a un gran artista.

Curro Romero fue matador de toros y amigo de Paco de Lucía.