Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El trampolín de ARCO

JustMad da la réplica a la feria de arte desde el mercado de los creadores emergentes

La quinta edición del salón reúne las propuestas de 32 galerías de 11 países diferentes

Serie 'Wood Stories', de Jorge Fuenbuena. Ampliar foto
Serie 'Wood Stories', de Jorge Fuenbuena.

ARCO no es el único mercado de arte que bulle ahora en Madrid. Al contrario, en torno a la feria surge un pequeño off de exposiciones, charlas y salones de todo tipo. Entre ellos, JustMad, que por quinto año da la réplica al encuentro artístico desde el sector de los autores emergentes, aquellos que no son muy conocidos dentro del mundillo pero empiezan a despuntar en su disciplina. Hasta el 23 de febrero, remedando el calendario de ARCO, la feria da cabida a las propuestas de 32 galerías de 11 países distintos (19 nacionales y 13 internacionales, con una presencia importante de Latinoamérica).

Cómo llegar

JustMad5

Dirección: sede del COAM, C/ Hortaleza, 63, Madrid.

Horarios: sábado  22, de 13.00 a 22.00; domingo 23, de 11.00 a 20.00.

Precio: colegiados gratis, entrada general 8€, entradas reducidas para estudiantes, desempleados, mayores de 65 años y grupos de +10 personas 5€

Óscar Florit ha participado en el comité de selección de los proyectos como integrante de Louis 21 Gallery (Palma de Mallorca y Madrid), junto a otras dos galerías internacionales. El cupo se ha reducido a la mitad desde la última edición, pasando de más de 60 estands a la treintena de este año para "primar la calidad". Todos ellos comparten el exponer un arte "fresco, vivo, en conexión con el mundo que les rodea", y también el público, visiblemente joven, que acude a ver y comprar sus obras. En palabras de Florit, "aquí prima más el coleccionista de fin de semana, sin que eso sea algo despectivo, aquel que compra de vez en cuando, el que es forofo pero no ve todos los partidos. En ARCO los asistentes ven con la cartera más dispuesta. Las galerías que están en esas ferias lo tienen más fácil, porque al final todo esto es cuestión de confianza y ellas ya han sido validadas".

El Espacio Valverde (Madrid) lleva asistiendo a la cita cuatro años. Cerca de la entrada, expone un poco de todo: pintura, fotografía, dibujo y escultura. Los precios van desde los 250 euros de los cuadros de menor formato de Luis Vassallo ("El gran descubrimiento de la temporada" para Jacobo Fitz-James Stuart, codirector de la galería) a los 7.800 del mayor de los dibujos de Elena Alonso (elegida dentro de los Circuitos de Artes Plásticas del Ministerio de Cultura en 2012). Pero no se trata solo de dinero: "No es el mejor sitio para ver arte, porque la exposición da una explicación a las cosas y una serenidad que la feria no tiene. Pero es un momento en el que todos los galeristas jóvenes nos encontramos. La unión hace la fuerza", explica Fitz-James.

'The client', de Fernando Bayona. ampliar foto
'The client', de Fernando Bayona.

La feria, además, permite llegar a un cierto público de coleccionistas jóvenes que, con un presupuesto de varios cientos de euros, poco pueden hacer en otras citas. Estos son el público objetivo de Sabine Cardenas, de Kir Royal Gallery (Valencia), interesada en establecer un diálogo entre el artista joven "creativo y con toda la vida por delante" y ese pequeño nicho de compradores que puede convertirse más tarde en entusiasta. En su estand, el trabajo irreverente de Fernando Bayona (1980, Linares, Jaén), que con sus fotografías pictorialistas retrata el mundo de los actores porno, strippers y prostitutos y las máscaras que deben usar para ser aceptados en la sociedad. Este polémico artista supone el plato fuerte de la galería (3.600 euros cada pieza), que también ofrece la inquietante pintura de los aún desconocidos Miguel Scheroff (1988, Jaén) y Pablo Fernández Pujol (1977, Cádiz).

Para otros profesionales el salón es más que una oportunidad de mercado. La galería Espira, de Managua (Nicaragua) ha sido seleccionada dentro del programa Just Residence para realizar una residencia creativa y exponerla ahora, junto a otros creadores, en la feria. La artista elegida, en este caso, ha sido Darling López Salinas, que recrea sobre fotografías intervenciones ficticias en el espacio público. Ese, el terreno compartido, ha sido el hilo que reúne las piezas de Alejandro Flores y su cuestionamiento de los iconos culturales o Ricardo Huezo y su crítica ácida de la industria del entretenimiento.

La artista nicaragüense Patricia Belli explica el desafío que supone para un proyecto formativo como Espira, que trata de suplir la falta de oferta pública en arte contemporáneo en el país, entrar en la órbita internacional. "Llevamos 13 años, en Nicaragua y Centroamérica nos conoce todo el mundo, y hemos recibido mucho apoyo de distintos museos, pero queríamos entrar en el mercado para ser autosuficientes", explica Belli. Para ella, por primera vez en 30 años Nicaragua puede presumir de una generación de artistas amplia y cohesionada: "Esto nos da una visibilidad impagable".

Más información