Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viajes en el espacio y el tiempo

Àlex Rigola acerca la realidad de los inmigrantes, mientras Guy Cassiers lleva a escena al Orlando de Virginia Woolf en el festival Temporada Alta de Girona

El director Àlex Rigola en la presentación de su último trabajo, 'Migranland', junto al elenco de actores, no profesionales, que actúan en la obra
El director Àlex Rigola en la presentación de su último trabajo, 'Migranland', junto al elenco de actores, no profesionales, que actúan en la obra

Tras El policía de las ratas de Bolaño, Àlex Rigola repite en el festival de otoño de Cataluña Temporada Alta con un proyecto de teatro comunitario que forma parte del programa de Arte para la Mejora Social de la Obra Social de “La Caixa”. Migranland es un recorrido protagonizado por jóvenes inmigrantes de Salt, Girona, con el objetivo de promover el uso del arte y de la cultura como herramientas de transformación social; está planteado como un espectáculo itinerante, un viaje físico y virtual por la Factoria Cultural Coma Cros, que se transforma en el Estado que da título a la propuesta, tanto por los rincones que el espectador visita como por las imágenes que los jóvenes nos muestran.

Para sus protagonistas, Migranland está siendo también una aventura desde hace tres meses, que es el tiempo que llevan trabajando con distintos lenguajes narrativos para explicarnos su relación con la ciudad en la que viven, Salt, y que es una de las que tiene el índice de inmigración más elevado de España. “Les hemos proporcionado talleres de fotografía y vídeo, y unas cámaras de fotos para que nos puedan explicar su día a día con imágenes”, nos cuenta Àlex Rigola, entusiasmado con este proyecto que para él también supone una nueva forma de trabajo. “Quería huir del teatro amateur; lo que hacemos es teatro documento. Damos voz a un colectivo del que se acostumbra a tener una visión muy conflictiva. En realidad son gente muy solidaria. Provienen de tantos países distintos que han optado por la convivencia y esta ‘normalidad’ es la que he querido reflejar. Para ellos es sin duda una experiencia única, pero para los espectadores también lo será porque los verán de otra manera”.

La actriz Katalijne Damen en un momento de la representación de 'Orlando' de Virginia Woolf
La actriz Katalijne Damen en un momento de la representación de 'Orlando' de Virginia Woolf

La Odisea del legendario Ulises, el viajero por excelencia, es el hilo conductor de este experimento. Habrá que ver si somos capaces de reconocer a los lotófagos, los cíclopes o el canto de las sirenas en las odiseas individuales de estos protagonistas de carne y hueso.

Desde la Obra Social de “La Caixa” Glòria Cid reitera la voluntad de la entidad de dar continuidad a iniciativas de este tipo “con los instrumentos de la cultura, para que estos colectivos desfavorecidos puedan expresarse directamente, sin intermediarios sociales”. La recaudación de este montaje, que se ofrece en tres sesiones (sábado 30 a las 17 y 21h; domingo 1 a las 17h) se destinará a entidades sociales de Salt que trabajan con inmigrantes.

 Un viaje en el tiempo

A Guy Cassiers (Amberes, 1960) le gusta trasladar la literatura al escenario y hacerlo con un gran despliegue tecnológico y visual. Lo ha hecho con Robert Musil y con Joseph Conrad, por ejemplo; su versión de El corazón de las tinieblas pudo verse en el festival Temporada Alta de Girona el año pasado; en el María Guerrero de Madrid presentó Rojo reposado, a partir de la novela homónima del escritor holandés Jeroen Brouwers, en 2009. Ahora vuelve al festival gerundense con uno de los personajes más fascinantes del mundo de las letras: Orlando de Virginia Woolf, el joven que vive a través de cuatro siglos y muchos disfraces, pues es paje de la reina Isabel I, miembro de la corte de rey Jacobo y embajador en los palacios de Constantinopla antes de despertarse un día transformado en mujer tras dormir cuatro noches seguidas. El tiempo pasa para todos, excepto para él-ella, quien entrará en el siglo XX lleno de energía.

El director flamenco entiende la novela de Woolf como un ejercicio de metaliteratura -“la autora se esconde tras el biógrafo, quien a su vez se esconde tras Orlando, como hacemos nosotros”, explica en una entrevista-, y plantea su puesta en escena como un juego de espejos sirviéndose de cuatro cámaras que sitúa en la parte superior del escenario. La actriz Katalijne Damen se pone en la piel de este ser que se resiste a morir. Orlando se presenta en El Canal (Factoria Cultural Coma Cros) de Salt, Girona, este viernes a las 21h.