Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bondad (culinaria) de los extraños

Las comunidades virtuales Meal Sharing y Eat With invitan a los trotamundos a desayunar, almorzar o cenar con anfitriones del país que visitan

Una mujer asociada al colectivo virtual Eat With prepara la comida para compartir.
Una mujer asociada al colectivo virtual Eat With prepara la comida para compartir.

Es sabido: para huir de las tradicionales rutas turísticas y sentirse cómodo en una ciudad extranjera conviene relacionarse con los nativos del lugar. Bajo esta idea nacen las comunidades virtuales Meal Sharing y Eat With, que invitan a los trotamundos a concretar una cita para desayunar, comer o cenar con una persona oriunda del pueblo o ciudad que visitan.

En Meal Sharing no se paga ni un céntimo de euro por plato. Solo hay que crear un perfil en la página, contar lo que te gusta preparar o comer, apuntarse a la casa de alguien, y por medio de mensajes, concretar la cita. “Para compartir comida no hace falta cocinar bien. Cualquiera puede ser anfitrión, la cuestión es ofrecer las delicias de casa”, señala la española Ainara del Valle, una de las fundadoras y anfitriona del Meal Sharing en Berlín, donde vive desde 2011.

La idea, según Del Valle, surgió de la pasión por viajar y conocer gente. “Al final lo que realmente te une a un sitio no es la cantidad de museos visitados, sino la persona con la que coincidiste en el autobús y con quien tuviste una conversación”, explica. La comida le pareció el vehículo perfecto para crear ese espíritu de comunidad entre la gente, ya que es algo “fundamental y capaz de proporcionar intimidad en cualquier cultura”. Así, en noviembre de 2012, con la festividad del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos como percha, abrió el sitio junto a su amigo Jay Savsani.

En el centro, Jay Savsani, fundador de Meal Sharing en una comida en Estados Unidos. ampliar foto
En el centro, Jay Savsani, fundador de Meal Sharing en una comida en Estados Unidos.

Savsani ya había puesto a prueba esta iniciativa durante unas vacaciones en Camboya. “La cena estaba buenísima, pero fue mejor aún compartirla”, comenta este estadounidense de treinta tantos que pasó toda la noche intercambiando anécdotas con el anfitrión sobre sus respectivos países. “Fue entonces cuando supe que la idea de la web era buena. Quería que el mayor número de turistas posible tuviera una experiencia parecida”, relata el cofundador del Meal Sharing, sitio que hasta la fecha ha concretado 983 citas en todo el mundo. De estas, 527 han sido en EE UU, 152 en Brasil y 100 en Alemania.

Eat With tiene una propuesta parecida, pero con un enfoque más gourmet: “La casa es un restaurante”, así lo definen en la web sus representantes, Guy Michlin y Shemer Schwartz. En este caso, se trata de anfitriones a quienes les guste cocinar —-incluso chefs profesionales— y que cuenten con espacio suficiente en casa para recibir a un número considerable de personas. En Barcelona, la ciudad española donde la propuesta ha tenido mayor éxito, se ofrecen 127 propuestas, cuyos precios varían de ocho a 89 euros. Eat With, que nació en Israel en 2010, ya cuenta con usuarios en 20 países (y más de 30 ciudades). “En un restaurante la persona va por la comida y ya está, y en la casa la comida pasa a ser una excusa para compartir con los otros. El ambiente es totalmente diferente”, argumenta Joel Serra Devin, anfitrión en Barcelona.

La comida pasa a ser una excusa para compartir con los otros"

Joel Serra Devin

Puede que a algunos les parezca raro recibir en casa o ir a la de desconocidos. “La gente suele estar un poco nerviosa, pero en el momento en que se sientan y empiezan a comer y a hablar, se relajan y la conversación fluye”, dice Ainara del Valle, que ha llegado a juntar 25 personas a la vez.

Maialen Gorricho, de 28 años, tuvo su primera experiencia Meal Sharing con dos chicas que cenaron en su casa de Vallecas (Madrid), donde vive con su novio, Daniel Cáceres. Para romper el hielo, invitó también a cinco amigos suyos, lo que hizo que la reunión fuera “menos formal” y “más segura” de abrirle la puerta de su hogar a desconocidos. “Si no confías, ¿no va nada adelante, no?”, agrega Gorrincho.

Perfil de Ainara Del Valle, cofundadora del Meal Sharing. ampliar foto
Perfil de Ainara Del Valle, cofundadora del Meal Sharing.

“La idea de la hospitalidad existe desde hace miles de años, lo que hemos hecho es intentar hacerlo más accesible”, dice del Valle. Por la seguridad de los usuarios se anima a los participantes de las comidas a contar su experiencia. Los organizadores, a su vez, llevan a cabo un proceso de selección e inspecciona del lugar antes de añadir una nueva ubicación. En Eat With, la marca “verificado” señala las casas que fueron visitadas por un representante suyo que “disfrutó la experiencia y la recomienda”.

Más información