Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El canal de cine de autor TCM dedica el sábado a Haneke

La cadena emitirá las películas del director austriaco 'Funny Games' y 'Caché'

También una pieza de producción propia para analizar su obra

El director austriaco Michael Haneke
El director austriaco Michael Haneke AFP

El canal de cine independiente TCM celebra la obra del director austriaco y reciente ganador del Premio Príncipe de Asturias, Michael Haneke (Múnich, 1942). La cadena emitirá Funny Games y Caché, dos de sus películas más representativas y una pieza de producción propia que analiza las claves del director.

Haneke es conocido por su estilo directo, sobrio, sin concesiones e historias que diseccionan el comportamiento violento de la sociedad y sus orígenes. El austriaco es un experto en mostrar la esencia del dolor, la enfermedad y la muerte. Un ejemplo de ello es la película Funny Games, de 1997, narra la historia de dos adolescentes que asesinan por placer a los miembros de una familia. Presenta la violencia a través de muertes que no se ven, tan solo se oyen, lo cual produce en el espectador un efecto psicológico de verdadero horror.

En Caché, el segundo filme que proyectará TCM, se habla también de un pasado violento, soterrado y olvidado, con la historia de un matrimonio burgués que se encuentra amenazado por unas extrañas cintas de vídeo grabadas justo enfrente de su casa. El pasado aparece cuando menos se lo espera.

La trayectoria de Haneke comienza en un camino que no soñó. Quiso convertirse en músico y actor, aunque acabó siendo crítico de cine. Antes de debutar como director en 1989 con El séptimo confidente, trabajó en la televisión alemana. Tres años después estrenaría la película que le situaría en el mapa de los cineastas más interesantes del panorama europeo de finales del siglo XX, El video de Benny (1992), un film en el que retrata a un adolescente fascinado por capturar la violencia en imágenes.

Desde entonces Haneke seconvirtió en uno de los directores mimados por el Festival de Cannes. Allí presentó en 2001 otra de sus películas más conocidas, La pianista, el retrato de una profesora de música que esconde, bajo la dulzura de las piezas que enseña e interpreta, un comportamiento histérico y sadomasoquista. En 2005 volvería a triunfar en La Croisette consiguiendo el premio al mejor director con Caché