Reixa supera por mayoría la moción de confianza a la que se ha sometido

El presidente de la SGAE ha puesto su cargo a disposición de la Junta, que ha renovado su confianza por 27 votos a favor y 10 en contra Parte de la Junta censuraba que hubiese fichado como delegado en el noroeste a la persona que firmó días antes una subvención de 142.000 euros para su productora

El presidente de la SGAE, Antón Reixa, en la sede del ente.
El presidente de la SGAE, Antón Reixa, en la sede del ente.CARLOS ROSILLO

El presidente de la SGAE, Antón Reixa, ha puesto esta mañana su cargo a disposición de la Junta Directiva de la entidad. Las últimas disputas con un grupo de socios a los que acusó de prácticas fraudulentas y la noticia de que su productora había recibido una subvención de manos de quien él iba a nombrar días después delegado en Galicia de la SGAE han hecho que Reixa decidiera medir sus fuerzas en la junta. De este modo en la reunión se ha sometido a una moción de confianza que ha superado por 27 votos a favor, 10 en contra y dos abstenciones. De hecho, Antón Reixa ha aumentado el número de apoyos que recabó para su investidura ahora hace un año.

De este modo, y tras una acalorada discusión que ha durado casi tres horas y ha tenido 20 intervenciones, el presidente de la SGAE cierra varias semanas de tensiones dentro y fuera de su Junta Directiva por sus últimas decisiones. Más allá de disputas ocasionales, gana tiempo y confianza hasta la asamblea del mes de junio donde los socios deberán ratificar su gestión y aprobar las cuentas de la entidad (que han caído este año un 16,1%). Se desprende de la votación, sin embargo, que la Junta sigue estando dividida entre los integrantes de la candidatura de José Miguel Fernández Sastrón (su rival en las últimas elecciones, que cuenta con 9 representantes) y los de Reixa (que tiene 14 representantes). El grupo de ocho editores (siempre votan en bloque) sigue apoyando al actual presidente y cinco directivos más (probablemente de la candidatura que lideró Jaume Sisa) también.

Reixa ha empezado su alocución aceptando su error. Una cuestión de formas, cree. El hecho de no haber dicho el día que el Consejo eligió a Juan Carlos Fernández Fasero como delegado de la SGAE en el área noroeste que había sido quien había firmado la subvención a la productora de la que es socio. Toda la Junta cree que Reixa se equivocó. Pero para unos es una cuestión formal que no puede empañar "su buena gestión durante este año" (los editores se expresaron en términos similares) y para otros, como José Miguel Fernández Sastrón y los otros 9 directivos que votaron en contra de Reixa, es algo que trasciende a lo formal y lo inhabilita para ser presidente.

"Esto ha sido un toque de atención para el presidente, que no ha actuado con mala fe ni intereses ocultos, pero que por una cuestión de formas no ha estado bien. Él mismo ha reconocido que se ha equivocado. Pero llevaba una semana muy afectado con el tema porque se hubiera producido de esta manera", ha explicado a este periódico Julia Altares, portavoz de la Junta. Fernández Sastrón, viendo que no prosperaba la censura a Reixa, planteó la conveniencia de que él mismo deba seguir en la Junta. Según la portavoz de este órgano,  todos los presentes estuvieron de acuerdo en que debe permanecer y buscar una unión que permita hacer frente a los "problemas reales" de la entidad, como la reforma de la Ley de la Propiedad Intelectual.

Además de este tema, la Junta Directiva deberá decidir hoy si crea una comisión para investigar y sancionar, si lo cree oportuno, a un grupo de 11 socios que, según Reixa, se ha lucrado "fraudulentamente" con la música que se emite en televisiones en la franja de madrugada.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Sobre la firma

Daniel Verdú

Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS