En el templo de Los Kabakov

La pareja de artistas rusos inaugura una retrospectiva en Ivory Press Afincados en Estados Unidos desde los 80 proyectan un museo en Moscú

Ilya y Emilia Kabakov junto a su pieza 'How can one change oneself'.
Ilya y Emilia Kabakov junto a su pieza 'How can one change oneself'.LUIS SEVILLANO

Ilya Kabakov (1933) no se encuentra muy bien después de aterrizar en Madrid desde Moscú y vía Londres. Su esposa y mitad artística, Emilia Kabakov (1945), se disculpa en su nombre y se ofrece ella sola como guía para la exposición que se inaugura este martes 9 de abril en Ivory Press. Una muestra que recoge trabajos de la pareja de artistas desde los años 90 y hasta nuestros días. Pinturas, esculturas, obra gráfica e instalaciones ancladas en una única fe: la cultura como fuente sagrada del humanismo. "La cultura es lo único que nos hace diferentes, sin pasado no hay futuro, por eso el museo es nuestra iglesia, un templo que debemos cuidar y respetar", afirma la menuda Emilia Kabakov.

Afincados en Estados Unidos desde hace 40 años, los Kabakov (además de inaugurar este mes en Londres una exposición de trabajos recientes) proyectan un museo multidisciplinar en Moscú y una exposición que unirá sus trabajos con los de El Lissitzky para luego exhibirse en el Hermitage de San Petersburgo. “Ilya y yo nos conocimos ya fuera de Rusia. Yo me fui como una emigrante más, en busca de libertad pero él salió por trabajo, para su primera exposición en París, y ya no volvió más. Tres años después nos conocimos y hasta hoy”. Emilia llegó a Nueva York en los años setenta, “es mi hogar, a Estados Unidos se le puede poner muchos peros pero es un país donde se puede sacar adelante un proyecto personal y vivir de él”.

Pinturas “voladoras”, un homenaje a Malevich, reflexiones sobre la historia de Rusia, fábulas sobre un árbol de manzanas caídas o unas alas de ángel con un corsé de cuero a lo Frida Khalo cómo fórmula mágica para ser más buenos. “Sí, las alas ya estuvieron expuestas hace años en Madrid. ¿Cómo podemos ser mejores? Si te pones las alas dos minutos al día te sentirás como un ángel y empezarás a ser mejor”, explica Emilia con una dulce sonrisa.

Ilya y Emilia Kabakov en la galería Ivory Press junto a una de sus obras.
Ilya y Emilia Kabakov en la galería Ivory Press junto a una de sus obras.LUIS SEVILLANO (EL PAÍS)

Para los Kabalov las raíces forman parte inequívoca de su obra. Defienden la particularidad de su identidad. “Los jóvenes no deben olvidar nunca de dónde viene porque una cara sin rasgos es una cara desdibujada. Yo, a estas alturas soy una outsider en mi país y por eso me cuesta juzgar lo que ocurre ahora”.

Pese a esa distancia, Emilia Kabalov se alerta ante algunos datos la antigua unión soviética. “Los cambios han traído libertad pero no felicidad. Y por eso la nostalgia de la etapa soviética no deja de crecer. Lo cierto es que la educación está bajo mínimos y yo he visto ahora los niños analfabetos y hambrientos que no vi en mi juventud. Los ancianos y los niños se llevan de lejos la peor parte, las jubilaciones no dan ni para una barra de pan. Hay mucha gente perdida. Otro dato alarmante es que Stalin se está convirtiendo en un héroe, algo que no ocurrió ni con mi generación, que fue la de posguerra. Ahora muchos adolescentes niegan que fuese un criminal y mitifican su figura. ¿Si yo lo sabía de joven por qué ellos no? Yo me fui como una emigrante más en busca de libertad, en la unión soviética se destruía todo, pero me desconcierta lo que ha quedado”.

Al preguntarle cómo nacen las ideas entre su marido y ella, cómo se reparten el trabajo, Emilia calla un segundo y pregunta: "¿Y cómo nacen las suyas con su pareja? Todas las parejas hacen arte. Un buen matrimonio es arte en sí mismo". La frase queda suspendida en el aire, afortunadamente nada que no pueda solucionar un poco de sentido común. "Bueno, nos entendemos porque tenemos una mentalidad parecida y una cultura también parecida. El resto, paciencia, mucha paciencia. Al menos por mi parte".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción