Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abismo en plena calle

El alemán Edgar Mueller realiza pinturas tridimensionales que crean trampantojos urbanos a gran escala

El abismo en plena calle Ver fotogalería

Lo ilusorio forma parte de la realidad tanto como la realidad misma. Tanto que quizá la realidad, como decía Calderón de la Barca, sea ella misma mera ilusión. Como una mezcla entre broma y trampa, entre decoración e intervención, las obras de Edgar Mueller estimulan los límites de la percepción a base de ilusiones ópticas desplegadas en plena calle. Tal vez un día usted mismo se encuentre al borde de un precipicio mientras pasea tranquilamente por su ciudad. Mueller siempre tiene sus pinturas listas. Y sus trucos.

Para realizar sus enormes trampantojos, este artista alemán diseña, antes que nada, un boceto que se adapte a la localización. “Y elijo el punto de vista único desde el que la ilusión funcionará”. En ese enclave, coloca una lente que le sirve de guía para materializar la pintura. “Las primeras formas son siempre las más difíciles”, explica, “y una vez que los contornos están listos, los relleno con pinturas para poner los colores y los detalles”.

Al estar situadas en la calle, sus obras en 3D son siempre efímeras. “Aunque utilizo pintura para las paredes, el sol o la lluvia la afecta y hace que desaparezca en semanas o meses”. Por eso, ahora mismo no existe ninguna con la que tropezarse. Pero si a alguien le interesa, puede contratarle. “Me gusta sobre todo ir a festivales”, dice.

“Comencé con esto cuando era pequeño: dibujo desde que tengo la capacidad de sujetar un pincel”, recuerda. En Geldern, la ciudad donde estudió, tiene lugar un importante festival de arte callejero. De camino a la escuela, veía las obras hechas con tiza sobre la acera, “y acabé de enamorarme de la pintura callejera cuando entré en el festival por primera vez a los 16 años”. Aunque estudió diseño, cuenta que sus profesores se centraban más “en la presentación de una idea más que en la parte creativa”. Pero aquello no iba con él: “Así que dejé de estudiar para dedicarme a la pintura callejera, que es mucho más auténtica”.