Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pasatiempo de una estrella del pop

Dave Gahan, de Depeche Mode presta su voz en el nuevo disco de Soulsavers

El pasatiempo de una estrella del pop

"Desde el primer momento, La idea era encontrar la manera de trabajar con amigos y con artistas que me gustan”, dice por teléfono desde Nueva York, Rich Machin, la mitad de Soulsavers que da la cara.

Por lo visto hasta ahora les gustan los vocalistas con, digamos, carácter: Mark Lanegan, Mike Patton, Bonnie 'Prince' Billy, Josh Haden (de Spain). El último en apuntarse a este selecto club ha sido Dave Gahan, de Depeche Mode. El resultado, que se pone a la venta el 29 de mayo, es The light the dead see, el nuevo disco de Soulsavers, el cuarto desde que el dúo británico de productores y, sobre todo, remezcladores decidió en 2003 que además de trabajar para otros, querían firmar. “Sé que no es lo habitual cambiar constantemente de cantante, pero no me arrepiento, me permite hacer lo que me da la gana”.

"Sé que no es lo habitual cambiar cde cantante, pero me permite hacer lo que me da la gana” (Rich Machin)

Machin y su compañero, el invisible Ian Glover que no da entrevistas ni sale en las fotos, escaparon así a su destino de mercenarios. Tres discos de grandioso sonido. En las tres primeras entregas el vocalista principal fue Mark Lanegan, fiera corrupia que tiene la reputación de poseer una de las personalidades más insoportables del rock. “Es un poco injusto. Mark no es difícil por serlo. Lo que ocurre es que es muy perfeccionista y quiere que todos aporten lo mejor. Cuando estás al límite, ese extra puede ser doloroso. Pero él será el que te obligue a darlo, aunque no quieras. Es duro. Y es cierto que trabajar con Dave ha sido una delicia”.

The longest day, primer sencilo del nuevo disco de Soulsavers con Dave Gahan

Porque el nuevo vocalista de Soulsavers, líder de Depeche Mode, ha vendido con su grupo más de cien millones de discos desde su debut en 1980. “Llevamos un mes grabando el nuevo álbum en California. Llevará un tiempo. Tenemos buenas canciones, así que si la cagamos será por nuestra culpa. Espero que no sea así. Pero es muy distinto a Soulsavers. Hay mucha gente implicada en la ecuación. Es menos libre. De todas formas he aprendido tanto sobre mi grabando con Rich, que tengo un talante totalmente distinto, mucho más positivo. Tengo ganas, no solo de hacer mi parte sino de contribuir todo lo que pueda al resultado”, cuenta, también por teléfono, también desde Nueva York.

Dave Gahan en los noventa era tan conocido en las ambulancias de Los Ángeles que le pusieron un apodo: El Gato. En 1996 sufrió una sobredosis de heroína de la que le resucitaron 'in extremis'

Al parecer Gahan, que esta semana ha cumplido 50 años, ha tomado conciencia for fin de la fragilidad de la vida: Él mismo contaba que en los noventa, mientras vivía en Los Ángeles, era tan conocido entre los equipos de las ambulancias, que le pusieron un apodo: El Gato. Su cenit llegó en 1996: sufrió una sobredosis de heroína de la que le resucitaron in extremis tras varios minutos en parada cardiorrespiratoria.

Revival, Soulsavers con Mark Lanegan en 2007.

Finalmente consiguió dejar sus multiples adiciones. Se mudó a Nueva York con su tercera esposa y se convirtió en un padre de familia de los que pasan los domingos jugando con los niños en el jardín. Los sustos parecían superados. Pero en mayo de 2009, Depeche Mode suspendió su gira mundial. Resultó que lo que Gahan pensaba que era una gastroenteritis era realmente un tumor cancerígeno maligno. “Me encuentro estupendamente, gracias por preguntar", dice. "Fueron momentos difíciles. Antes del diagnóstico porque yo notaba que iba empeorando y no sabía que hacer. Fui a tantos hospìtales durante la gira… y cuando se descubrió fue duro”.

"Con Dios me refiero a una voz que puede estar en cualquier parte: en una película; en la gente, en el mar… estaba ahí, pero me mantenía alejado” (Dave Gahan)

En aquella gira los teloneros eran Soulsavers. Gahan dio el primer paso. “Me preocupé por saber su forma de trabajar. A raíz de ahí hablamos de hacer algo para probar, pero no con la intención de editar nada”. Al final terminó surgiendo este disco. Las músicas, épicas, con esos coros y cuerdas, que son la marca de la casa, las ponen Soulsavers. Las letras y la voz, Gahan. Los títulos de las canciones (El día más largo, No me puedo quedar o Presencia de Dios), da la impresión de que todo tiene mucho que ver con esa conciencia de la fragilidad de la vida que Gahan ha experimentado en su propia carne. “Para mi es un disco lleno de esperanza. Pero cuando hablo de Dios no me refiero a Dios, es solo el concepto más fácil de entender. Tengo la sensación de que hay algo que está fuera, que si lo dejo entrar puede ayudarme, guiándome en la dirección adecuada. A eso me refiero cuando hablo de Dios. Una voz que puede estar en cualquier parte: en una película; en la gente que me rodea; en el mar… estaba ahí, pero me mantenía alejado”.