Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piranesi toma las tres dimensiones

Caixaforum exhibe 250 grabados prestados por la Fundación Cini

Un grabado de Piranesi Ver fotogalería
Un grabado de Piranesi

Las nuevas tecnologías sirven a veces, paradojas de la vida, para engrandecer las viejas técnicas. Incluso si estas datan del lejano y siempre fiable siglo XVIII. El milagro sucede estos días en una exposición de Caixaforum en Madrid, donde herramientas que parecen llegadas del futuro engrandecen el vetusto e inagotable genio de Giambattista Piranesi (Venecia, 1720-Roma, 1778). De la suma de unas y otras resulta una vibrante exploración de mundos poco conocidos en el arte. Y se diría que hasta se plantea una revolución del concepto de exposición en Las Artes de Piranesi (Arquitecto, grabador, anticuario, vedutista y diseñador), muestra en que la obra del artista adquiere nuevas dimensiones más allá del cliché.

El núcleo central lo constituyen los 250 grabados prestados por la Fundación Giorgio Cini de Venecia. Junto a estas obras raramente vistas fuera de su sede habitual, se proyecta un vídeo realizado en tres dimensiones e inspirado en sus Carceri d’invenzione (cárceles imaginarias), sus particulares Caprichos. Lo firma el prestigioso taller Factum Arte. El equipo ha recreado una serie de objetos diseñados por el buril del Piranesi y que nunca habían sido fabricados: dos trípodes, un jarrón, un candelabro, un altar, una cafetera y una peculiar chimenea.

La visión multiplicadora de los grabados de Piranesi se completa con una serie de 24 fotografías realizadas por Gabriele Basilico. El artista milanés recorre una por una las imágenes de Roma y de Pestum que el veneciano llevó a sus grabados. La exposición conjunta de todos esos paisajes vistos desde la punta de un buril o de la lente fotográfica enriquece la perspectiva de los escenarios.

Giuseppe Pavanello, director de la Funcación Cini y comisario de la exposición, ha querido incidir en el inagotable poder de inspiración de los grabados. “Fue una figura crucial para la formación del gusto del siglo XVIII”, detalla. “Y anticipó, con sus métodos de trabajo, el papel de los arquitectos y diseñadores de la actualidad. La magnitud colosal de sus vistas y panoramas, así como el contraste entre el espíritu visionario y la ejecución realista de cada una de sus láminas, hacen de los grabados de Piranesi una lección permanente de Arte y de Ciencia. Sus trabajos están llenos de anotaciones de experto. En ese conocimiento y en su talento creativo, están las claves d que su figura se agrande con el paso del tiempo”. Incluso, como es el caso, hasta tomar las tres dimensiones.

Más información