Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sambódromo de Río de Janeiro

Imágenes del sambódromo brasileño.

  • La escuela de samba Acadêmicos do Salgueiro participa en el último día de los desfiles de las Escuelas de Samba del grupo especial, en el sambódromo del carnaval de Río de Janeiro (Brasil) .
    1La escuela de samba Acadêmicos do Salgueiro participa en el último día de los desfiles de las Escuelas de Samba del grupo especial, en el sambódromo del carnaval de Río de Janeiro (Brasil) . EFE
  • Bailarines de la escuela de samba Grande Rio.
    2Bailarines de la escuela de samba Grande Rio. AP
  • La reina Gracyanne Barbosa, de la escuela Unidos da Tijuca.
    3La reina Gracyanne Barbosa, de la escuela Unidos da Tijuca. AP
  • Otra de las carrozas ofrecidas por la escuela Unidos da Tijuca.
    4Otra de las carrozas ofrecidas por la escuela Unidos da Tijuca. AFP
  • La escuela de samba Uniao da Ilha ha participado con una profusión de banderas de Brasil.
    5La escuela de samba Uniao da Ilha ha participado con una profusión de banderas de Brasil. AFP
  • Imagen de una de las carrozas de Academicos do Grande Rio.
    6Imagen de una de las carrozas de Academicos do Grande Rio. AFP
  • Una bailarina de la escuela Grande Rio.
    7Una bailarina de la escuela Grande Rio. AFP
  • La reina Isabel II también ha estado presente en esta sátira de la escuela Unidos da Tijuca.
    8La reina Isabel II también ha estado presente en esta sátira de la escuela Unidos da Tijuca. AFP
  • Una bailarina de la escuela Mangueira participa en el desfile del sambódromo de Rio.
    9Una bailarina de la escuela Mangueira participa en el desfile del sambódromo de Rio. LatinContent/Getty Images
  • Una representación de la muerte, en la escuela de Uniao da Ilha.
    10Una representación de la muerte, en la escuela de Uniao da Ilha. REUTERS
  • Viviane Araujo, de la escuela de samba Salgueiro, participa en el desfile en el sambódromo de Rio.
    11Viviane Araujo, de la escuela de samba Salgueiro, participa en el desfile en el sambódromo de Rio. REUTERS