Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Alex de la Iglesia le ha encantado 'The hole'

El cineasta comparte su pasión por el cabaret de Paco León que se representa en el Teatro Häagen Dasz de Madrid

La verdad es que ya la he visto tres veces. La primera en el estreno, con Paco León, divertidísimo, genial, simpático. Después con Eduardo Casanova, más ácido, pero igual de divertido, transgresor, seductor, loquísimo. Repetí otra vez. Quería ver de nuevo a la Rosa enorme cantando mientras el Ángel vuela por encima del público. Quería volver a ver a la malabarista de los aros, porque me encantaba que se le cayeran, y se desnudara súbitamente. Quería ver a los patinadores y sentir el vértigo de pensar qué pasaría si el hombre que sostiene a la mujer con los dientes tiene un mal día y se le escapa, y cae sobre mi ese pedazo de mujer a sesenta kilómetros por hora. Quería descubrir si la rata vuelve a enamorarse, mientras, sentado, disfruto tomándome un gin tonic. Quería volver a vivir una experiencia única, como si estuviera en el Berlín de los años veinte, como en el Cairo, o París, pero en Madrid, al lado de Sol. The Hole te transporta a otros mundos, como un Cirque du Soleil, pero más divertido, obsceno y procaz, un circo de cabaret terriblemente sexy. Ahora quiero volver para verla con O'Dogherty, porque dicen que está tan bien como Paco o Eduardo, pero diferente. ¿Que qué pienso de The Hole? ¿Qué se puede pensar de una obra de teatro musical, con números de acrobacia a la que vuelves cuatro veces? Una maravilla.