Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Katherine Jackson: "Cuatro años entre rejas no me devolverán a mi hijo"

La madre del cantante habla tras la sentencia al doctor Conrad Murray

La madre de Michael Jackson pide más años de cárcel para el médico de su hijo. Este martes salía la tan esperada sentencia que acabó con cuatro años de prisión para el doctor Conrad Murray, culpable del cargo de homicidio involuntario por la muerte del rey del pop en el año 2009.

Ya han pasado dos años, pero el dolor por la muerte del cantante sigue vivo para su familia. Por eso, Katherine Jackson, presente en el juicio celebrado en Los Angeles este martes 29 de noviembre, no está de acuerdo con la sentencia. Aunque asegura que el juez ha sido justo, ella desearía que el doctor Murray pasara mucho más tiempo entre rejas. La madre del rey del pop considera esta condena "insuficiente". "Cuatro años no me devolverán a mi hijo".

De hecho, tanto ella como su marido Joe Jackson enviaron un comunicado nada más conocer el veredicto a principios de este mes: "Hemos estado esperando este momento durante mucho tiempo y no hemos podido contener las lágrimas de alegría durante el juicio". "Aunque nada nos pueda devolver a nuestro hijo, por fin se ha hecho justicia. No podemos esperar más para llegar a casa y compartir este día con los hijos de Michael", concluían.

Conrad Murray, culpable

El médico personal de Michael Jackson, el doctor Conrad Murray, fue condenado este martes a cuatro años de cárcel después de haber sido declarado culpable del cargo de homicidio involuntario por la muerte de la superestrella del pop en el año 2009. En su veredicto de este martes, el juez del Tribunal Superior de Los Angeles, Michael Pastor, calificó la actuación de Murray de "ansia de dinero a cambio de medicinas".

A principios de este mes, un jurado había condenado a Murray por homicidio involuntario, o negligencia grave, por el trato que dio a Jackson, después de que un testigo indicara que no se debía suministrar propofol en casa y que, de hacerse, debería suministrarse con los equipos adecuados para controlar las constantes vitales a mano, algo que no ocurrió.

El doctor Murray había accedido a cuidar de la salud de Jackson con vistas a la reaparición del cantante en una serie de conciertos en Londres y había negociado un salario de 150.000 dólares al mes, es decir, unos 115.000 euros aproximadamente.