Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blaze Foley, corazón rebelde

El festival In-Edit saca a la luz la historia del vagabundo country, abatido a tiros en 1989

"Tus seguidores salían solo para conocerte, algunos te tiraban rosas a los pies y luego veían como te desmayabas en la calle", cantaba Lucinda Williams en Drunken angel. Su ángel borracho era Blaze Foley, un músico truculento y autodestructivo retratado en Duct Tape Messiah, documental que encarna a la perfección el espíritu In-Edit: sacar a relucir lo que permanece en la sombra.

Foley creció con su madre y hermanas yendo de pueblo en pueblo en una caravana cantando canciones de gospel y escapando de las palizas del padre. Se enamoró de Sibyl Rosen, con quién se fue a vivir a una cabaña de madera construida en un árbol. Allí empezó a componer y fue feliz, hasta que el padre de la joven le sugirió que se convirtiera al judaísmo. Entonces optó por convertirse en el colega borracho de Townes Van Zandt y vivir de bar en bar, durmiendo bajo las mesas de billar y echando a perder de forma patética todas las oportunidades que le llegaban. Un corazón rebelde, que arrugó el papel del único contrato que consiguió y lo arrojó sobre el productor gritando: "¡Aquí lo tienes, ya eres mi dueño!".

Las cintas maestras de su primer álbum de estudio fueron confiscadas por la agencia antidrogas cuando el productor fue detenido con posesión de cocaína. Otro álbum desapareció cuando entraron a robar en la furgoneta en la que vivía en Austin-, "debieron ver que brillaba y se lo llevaron, son cosas que pasan cuando no tienes nada", cuenta un amigo en la película. El tercer álbum se dio por perdido hasta que años después de su trágica muerte, un colega encontró las sesiones de grabación en el coche.

En 1989, Foley fue abatido a tiros por Carey January, mientras defendía al padre de éste en una reyerta familiar. January fue absuelto de asesinato en primer grado por razón de legítima defensa, lo que indignó a los amigos y familiares de Blaze, que intentaron revocar la sentencia sin éxito. El documental es una ocasión para descubrir un talento que se ahogó en botellas de whisky. El In-Edit volverá a emitir el film el 31 de octubre a las 18.30 horas.

Un poco de beatlemania

John era el genio, Paul el guapo, Ringo el tipo feliz y George... el otro.Mientras se proyectaba el documental sobre Foley a pocos metros se agotaban las entradas para saberlo todo del "beatle silencioso" y el más misterioso, George Harrison, a través del documental de 3 horas y media de Martin Scorsese, que ya hizo lo propio con Bob Dylan en No Direction Home. "Un hombre invisible entre dos egomaníacos", como decía Lennon, retratado en un exhaustiva película, en la que el mito es abordado desde todos los ángulos posibles, que incluye imágenes inéditas de la vida del guitarrista y de su mujer hasta el momento de su muerte, por un cáncer de pulmón, en el 2001. El documental se volverá a emitir el 31 de octubre.