Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo icono en el horizonte de Santander

El Centro de Arte Botín será la primera obra diseñada en España por el arquitecto italiano Renzo Piano

Luz, agua, magia, poesía. Son los elementos con los que jugará el creador genovés Renzo Piano, premio Pritzker de arquitectura, para dar forma al Centro de Arte Botín, un ambicioso proyecto que quiere ser referencia mundial y pionero en la formación de la creatividad a través del arte. Una gran galería abierta a las diferentes tendencias y expresiones artísticas y un vivero humano de talentos. "Será un centro verdaderamente global y local al mismo tiempo, pensado para que lo disfruten los de aquí pero que traerá el arte de todo el mundo a Santander", anuncia Emilio Botín, quien presentó la nueva criatura de la Fundación Botín junto a Renzo Piano. El presidente del Banco Santander auguró que el nuevo centro "tendrá un efecto económico muy positivo y atraerá turismo de calidad a la región".

El Centro de Arte Botín ocupará un terreno público al borde de la bahía de Santander, que será gestionado en régimen de concesión durante un máximo de 52 años por la Fundación Botín. Esta invertirá 62 millones de euros en la construcción del centro y aportará además siete millones anuales "para asegurar una programación artística de primer nivel".

El lugar es un terreno portuario, ahora ocupado por un aparcamiento, que cobrará una nueva dimensión y se adentrará en el mar. Dos edificios, como largos brazos, tocarán el mar y prolongarán el cuerpo de la ciudad frente a la costa. El conjunto estará suspendido en el aire por solo ocho columnas de acero para no quitar vistas; los materiales constructivos elegidos, así como el juego de luces y sombras provocado por el reflejo del agua, producirán un efecto óptico de transparencia,

Una rampa saldrá de los Jardines de Pereda y avanzará entre los árboles para formar al borde del mar la Plaza de Arriba. Se creará un trampolín que permitirá a los paseantes volar sobre el agua a siete metros de altura. Al este y al oeste de la Plaza de Arriba se alzarán los dos volúmenes del centro (uno dedicado a la cultura y otro a la educación), y ninguno superará los 20 metros, la altura de los árboles de alrededor. El tejado estará compuesto de cuatro capas diferentes, que permitirán controlar la entrada directa del sol.

Debajo del edificio del ala este se situará otro pequeño, totalmente acristalado, que acogerá la entrada principal, además de un restaurante y una tienda. La superficie total del centro serán 6.000 metros cuadrados, de los que 2.500 estarán dedicados a lagalería de arte y 600 serán espacios multifuncionales y de talleres.

El auditorio será un espacio multiusos, donde se desarrollarán conferencias, conciertos, ciclos de cine y distintos eventos. Dispondrá de 300 asientos retráctiles y los espectadores se asomarán a la bahía santanderina a través de un ventanal de más de 200 metros cuadrados que podrá abrirse completamente.

Es un elemento más de la magia paisajística que pretende provocar Renzo Piano. Y el verdor norteño se incentivará. Tras las obras, el nuevo parque y paseo marítimo constarán de 16.750 metros cuadrados. Este proyecto, que será parte del patrimonio urbano cántabro e internacional en 2014, es la primera obra que firma en España Renzo Piano, responsable de obras como el Centro Pompidou en París o el aeropuerto internacional de Kansai en Osaka.

La Fundación Botín, creada en 1964, suma esta iniciativa a su trayectoria de apoyo a la investigación y divulgación en las artes plásticas. El centro impartirá cursos y talleres de creatividad, que serán llevados a cabo por la Plataforma Botín para la Innovación en Educación, con la colaboración de expertos internacionales. Para la programación artística del nuevo centro de Santander contará con una comisión presidida por Vicente Todolí, ex director de la New Tate de Londres, en la que también estarán expertos como Udo Kittelmann, Manuela Mena, María José Salazar y Paloma Botín.