Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

La serpiente yugoslava

Danis Tanovic vuelve a la guerra. Aunque en realidad, salvo el interludio de El infierno, su insatisfactoria puesta en imágenes del guión póstumo de Krzysztof Kieslowski, nunca la haya abandonado. Así, Tanovic acaba de culminar una irregular pero interesante trilogía formada por la excelente En tierra de nadie, trincheras, comedia negra y crítica acerada sobre la batalla en sí; la fallida Triage, periodismo de guerra, consecuencias morales y sociales de la barbarie; y esta Cirkus Columbia, algo así como su huevo de la serpiente de la guerra de Yugoslavia. Planteamiento, nudo y desenlace quedan compuestos de este modo a partir de tres obras en realidad distantes en el tono, lo que dice mucho de un autor que, aunque reincida en la temática, no repite esquemas.

Cirkus Columbia

Dirección: Danis Tanovic.

Intérpretes: Miki Manojlovic, Mira Furlan, Boris Ler, Jelena Stupljanin.

Género: drama.

R. U., EE UU, 2010.

Duración: 112 minutos.

En Cirkus Columbia dominan la ternura y la esperanza por encima de una tragedia que, como casi todas las guerras, se veía venir sin que nadie quisiese darse cuenta. Y esta vez, más que la historia en sí, cargada de elementos folletinescos poco plausibles, lo que impera en el reparto de las emociones es el retrato de personajes. Una apuesta que, aunque notable en el apartado del sentimiento, queda algo coja en la vertiente colectiva, ya que la realidad individual no acaba de convertirse en global y el relato nunca ejerce de metonimia del conflicto de todo un país.