Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La epifanía de Bill Viola

El periodista y escritor Federico Utrera publica la primera biografía del videoartista estadounidense

Flanqueado por el director artístico del museo Thyssen-Bornemisza, Guillermo Solana y el catedrático de Estética y Teoría del Arte, Simón Marchán Fiz, Federico Utrera ha presentado, como si se enfrentara a un tribunal de tesis, Viola on vídeo. "Es mi respuesta a la incertidumbre que sentí en 2005, cuando fui a ver Las Pasiones de Bill Viola (Nueva York, 1951) expuestas en CaixaForum", ha recordado el periodista y editor, en ese mismo lugar, pero con sede distinta, ahora en el paseo del Prado.

Esta epifanía ante la obra de Viola se materializa ahora en 450 páginas, repartidas en cuatro capítulos, donde Utrera analiza, tras una larga investigación, la biografía y las aportaciones artísticas del pionero del videoarte, figura fundamental en la consolidación del video como manifestación artística contemporánea. "Viola ha contestado a casi todas mis preguntas y su mujer, Kira Pirov me ha proporcionado unas valiosas fotografías, pero no me han transmitido ni una sola sugerencia sobre el contenido. La libertad ha sido absoluta, lo cual ha entrañado una gran responsabilidad", ha contado el autor de libros sobre Blasco Ibáñez, los Panero o la periodista Carmen de Burgos Colombine.

"Es mi respuesta a la incertidumbre que sentí en 2005, cuando fui a ver 'Las Pasiones de Bill Viola", dice Utrera

"Viola es un artista de la epifanía y un provocador de las mismas", ha dicho Solana, quien interpreta la reticencia del artista a recordar sus memorias como una paradoja: "su vida es la raíz de su obra, aunque sea reticente a la hora de desentrañarla". Por eso, Marchán ha retratado al creador a través de sus vídeos durante su disertación. "En él no hay contradicción entre los nuevos medios y la percepción. Para el videoartista la intencionalidad humana juega un papel fundamental en el modo de interpretar". Y es así como se explica la fijación de Viola por el agua, la idea del ahogamiento como "una metáfora del maravilloso mundo de la suspensión". Obsesión que le persigue desde niño cuando estuvo a punto de ahogarse.

Al recordar la influencia que el Renacimiento italiano tuvo sobre el artista, así como la de los antiguos flamencos, Marchán y Solana han destacado, también, su relación con San Juan de la Cruz y Picasso. "Sus vídeos son inseparables de las imágenes de los grandes artistas de la historia del arte", ha dicho Marchán. "Viola ocupa una posición privilegiada en el arte, a los ojos del gran público es el video, aunque no sea su inventor", ha apostillado Solana.

Federico Utrera ha elaborado, además, el primer catálogo razonado de la obra de Viola, incluido en el libro publicado por la Obra Social La Caixa en colaboración con las universidades de Las Palmas de Gran Canaria, Rey Juan Carlos, Universidad de Almería y Ediciones Universidad Salamanca.