La cocina caníbal de 'Titus Andronicus' se multiplica

Chefs de Barcelona suman sus menús al espectáculo de La Fura, asesorado por Mugaritz

La Fura dels Baus representa hasta el 5 de junio en el Mercat de les Flors, con motivo del 25 aniversario del recinto teatral, Degustación de Titus Andronicus, adaptación de La lamentable tragedia de Titus Andronicus, de Shakespeare. El espectador asume durante la representación un rol activo: el pueblo de Roma es testigo de excepción de violaciones, mutilaciones y conflictos de poder.

Asimismo, diez de los restaurantes más innovadores de Barcelona ofrecerán, las noches de función, un menú especial que rescata recetas y productos típicos de los ágapes de la roma imperial, y 28 espectadores de cada función tendrán la oportunidad de gozar de un menú degustación dirigido por el equipo del restaurante Mugaritz, con Andoni Luis Aduriz a la cabeza. Dos cocineros que forman parte también de la trama de la obra preparan los platos y ofrecen a los espectadores uvas, nubes de azúcar y productos salados respetando los ritos y las tradiciones clásicas.

Además de la acción gastronómica en el escenario -donde cada noche pueden degustar una "cena caníbal" 28 espectadores elegidos vía sorteo en la web www.furatitus.com-, hay complicidad culinaria fuera. El espectáculo continúa en diez restaurantes de Barcelona cuyos chefs se han sumado al montaje de La Fura. Mientras la obra esté en cartel ofrecen un menú dedicado a La degustación de Titus Andronicus. Se han basado en la antigua historia romana o en productos que evoquen la visceralidad de la obra. Los cocineros participantes son Jordi Cruz (Àbac); los hermanos Sergio y Javier Torres (Dos Cielos); Santi Colominas (Toc); Romain Fornell (Caelis); Oriol Ivern (Hisop); Xavier Franco (Saüc); Rafa Penya (Gresca); Santi Rebés y Fidel Puig (Embat); Jordi Herrera (Manairó) y Quim Hernández (Comiols).

Escenario de 360º

La acción de Titus Andronicus se desarrolla en un escenario de 360º, con cuatro pantallas en las que aparecen paisajes y personajes virtuales que también forman parte de la acción. El público, asimismo, comparte el escenario, desprovisto de butacas, con los actores que interpretan, con un atrezzo a medio camino entre la roma imperial y unos centinelas del futuro, una función en la que cohabitan el teatro y la gastronomía; la vista y el oído, con el gusto y el olfato. Para el director, Pep Gatell, la obra ha sido un pretexto perfecto para unir dos disciplinas, la gastronomía y el teatro, que tienen más puntos convergentes de los que podría parecer: "El escrupuloso trabajo previo, la investigación sobre cómo presentar los platos y el desconocimiento por parte del gran público de cómo es el proceso previo, que hace disfrutar tanto a los artistas como la representación final".

Tras su paso por Cataluña el proyecto se embarcará, a partir del mes de agosto, en una gira sudamericana por Argentina, Chile y México. La Fura dels Baus ofrece, pues, un sabor y un aroma para cada estado anímico, una confluencia de los cinco sentidos en una obra que, según afirma Aduriz, "no deja indiferente a nadie". Gatell asegura que "Barcelona se convertirá en un pulpo con diez brazos por toda la ciudad", ya que los restaurantes han basado sus menús especiales en la obra: algunos han estudiado la postura recostada de los romanos durante los manjares, otros hacen confluir el gárum, las vísceras, la sangre y los productos de la época con la gastronomía actual. La Fura adapta en este texto la tragedia del dramaturgo inglés, reduciendo el texto y sustituyendo las palabras por una banda sonora y las descripciones por un paisaje virtual. Los espectadores, por su parte, podrán degustar un menú de lo más singular y podrán brindar por la grandeza del imperio romano.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Ensayo de La Fura dels Baus del espectáculo <i>Degustación de Titus Andronicus.</i>
Ensayo de La Fura dels Baus del espectáculo <i>Degustación de Titus Andronicus.</i>VALENTINA MARCHANT

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS