Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Hermitage también intercambia sus tesoros arqueológicos

El Arqueológico de Alicante (MARQ) expondrá en abril más de 500 piezas del reputado museo ruso

De las travesías de los griegos por el Mediterráneo hasta el mar Negro quedan vestigios de oro como el peine del túmulo de Solokha que simboliza la batalla entre helenos y escitas, los antiguos pobladores de lo que en la actualidad es Rusia. Esta es una de las casi 500 piezas que desde abril y hasta octubre se podrán ver en la exposición Hermitage. Tesoros de la arqueología rusa en el MARQ , en el Museo Arqueológico de Alicante. La muestra es el resultado de la colaboración del museo alicantino con el Museo Estatal del Hermitage, en San Petersburgo, con motivo del año dual España-Rusia.

Las tres salas temporales del MARQ harán un recorrido cronológico y ambiental desde el Paleolítico al siglo XVI. Desde el Mar Negro a Siberia. En tres colores: rojo, blanco y azul, simbolizando la bandera rusa. La primera albergará la prehistoria con objetos sacados de yacimientos subacuáticos, útiles con forma de animales o las venus paleolíticas realizadas en marfil. Las paredes de la sala se recubrirán del frío invierno ruso con fotografías de paisajes heladores.

La estancia azul será la de los escitas y los aqueos, como se llamaba a los griegos en La Odisea. "Es el lugar donde se simboliza el encuentro entre el extremo oriental y occidental del Mediterráneo", ha explicado Manuel Olcina, director del área de arqueología del MARQ. Las piezas en esta sala, como las máscaras funerarias de Tashtyk o las terracotas y esculturas en piedra procedentes del Reino del Bósforo, de época helenística y romana se guardan en urnas individuales.

El rojo representa la Edad Media y el periodo bizantino o "la consolidación del estado ruso a través de su arquitectura", ha dicho Olcina. La tercera parte de la exposición muestra las piezas que ambientaban interiores de edificios palaciegos, religiosos o fortalezas (color rojo de los ladrillos y revestimientos de las construcciones), como las baldosas que pisaba Iván El Terrible, el primer Zar de Rusia. La sala hace también un recorrido por la Ruta de la Seda en los espejos el jade o las maderas lacadas chinas de los antepasados de los hunos o los vasos de plata persas distribuidos por los nómadas de Asia Central.

El Hermitage ¿en Alicante?

El presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, además de inaugurar la muestra ha matizado el anuncio que hizo el pasado 2 de marzo que adelantaba la posibilidad de que el Hermitage instalara una sede en Alicante como ya tiene en Ámsterdam e Italia. "Seguimos negociando las condiciones económicas", ha dicho Ripoll. "Aún no sabemos si será una sala en el propio museo, el auditorio -como se había barajado- o el Mubag (Museo de Bellas Artes). Georgiy Vilinbajov, comisario del Hermitage, tampoco ha aclarado el asunto, simplemente ha dicho que el museo ruso "no tiene intención de ampliar sus sedes a corto plazo" y se ha remitido al 2014, 250 aniversario de la fundación del Hermitage, como un momento clave para celebrar el cumpleaños de la institución con "diversas iniciativas".