Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El antropólogo de la moda de Nueva York ya tiene documental

Bill Cunningham lleva décadas fotografiando las tendencias de la calle. Ahora, una película descubre sus secretos

Pronunciar el nombre de Bill Cunningham significa referirse a la moda y el estilo de la Gran Manzana. De hecho la todopoderosa y gurú entre las gurús Anna Wintour -editora del Vogue América- asegura que todas las mujeres de Manhattan "se visten para Bill". El octogenario fotógrafo lleva décadas documentando las tendencias reales de la moda a pie de calle. Con su bicicleta recorre las avenidas de la ciudad de los rascacielos al acecho de hombres y mujeres que 'dicen algo' con su forma de vestir. Se ha convertido en el antropólogo de la moda de Nueva York huyendo de las pasarelas y centrando el territorio de su extenso trabajo en el asfalto y las fiestas de sociedad a través de dos secciones semanales en el suplemento de estilo del diario The New York Times 'On the street' y 'Evening hours'.

Con estos antecedentes se podría pensar que Cunningham debería ser una de las personas más poderosas, ricas e influyentes de Nueva York, pero la realidad es otra. El director de cine, Richard Press, es el autor de Bill Cunningham New York, el primer documental sobre la figura de Bill Cunningham, y lo sabe bien. Nada menos que ocho años estuvo el realizador insistiéndole a Cunningham para que le dejara filmar esta película con él como protagonista. Hace dos, el fotógrafo cedió, pero impuso dos condiciones: que la película se rodara con una cámara que no fuera aparatosa y sin un equipo de personas que interrumpiera su trabajo en las calles de la ciudad.

De esta forma, Press ha podido realizar la crónica de un hombre que está obsesionado con su trabajo, con las fotografías que dispara diariamente para mostrar cómo viste la gente. Además, el documental descubre, por ejemplo, como Cunningham ha vivido durante más de 50 años en un pequeñísimo estudio sobre el Carnegie Hall, que nunca come en restaurantes y que se traslada por las calles en bicicleta, en lo que el director define como "una vida monacal".

Según Press este documental es una oportunidad única de escuchar las opiniones de personajes de la alta sociedad neoyorquina que nunca han querido aparecer en una película, pero que han dado su consentimiento tratándose de Cunningham como David Rockefeller, Brooke Astor y Annette De La Renta entre otros.

Perseguir a Cunningham durante casi dos años se convirtió en una negociación diaria puesto que una de las armas principales del fotógrafo es la invisibilidad para poder disparar sus fotos en las calles sin que el sujeto tenga conciencia de que está siendo fotografiado. Así que él pedía a Press que trabajara de la misma manera. Esto supuso que tan solo tres personas estaban involucradas en la realización de la película: el propio Press, su productor y un fotógrafo del New York Times que jamás había sido operador de cámara pero del que Cunningham se fiaba. La próxima semana el documental se estrenará en Nueva York y el mes siguiente en Los Angeles. Según la productora del filme, pronto llegará a Europa.