Reportaje:

Tesoro líquido en un ánfora

La UPV diseña un recipiente para un aceite que no se comercializa - El producto procede del negral, variante de aceituna poco común

Muy pocas personas han probado el aceite Negrala, fruto de una variante de aceituna muy poco extendida, la negral, de escasas cosechas. Gracias a un proyecto común de la UPV y la empresa navarra Almazara del Ebro, un puñado de afortunados ?representantes de la universidad y de la cooperativa? probaron ayer el aceite. El trabajo de colaboración ha dado lugar a "dos obras de arte", como explicó Benigno Lizar, experto en aceite: el propio producto y el recipiente que lo contiene, diseñado por profesores y alumnos de la Facultad de Bellas Artes de la UPV.

"Todo el mundo habla de innovación y la universidad tiene que ser el lugar donde se pueda innovar. Aquí podemos experimentar y a raíz de una idea puede surgir un proyecto", afirmó el decano de Bellas Artes, Josu Rekalde, quien presidió el acto de presentación. La colaboración entre la UPV y la almazara nació en 2007 con el objetivo de preservar los olivos que dan aceituna negral de la Ribera navarra. "La variante se implantó [en la comunidad foral] hará unos 100 o 150 años", aclaró Lizar, pero en fincas o áreas donde los olivos dominantes daban otras aceitunas. "Nunca se ha hecho un aceite exclusivamente de las aceitunas del negral", apuntó.

Alumnos de Bellas Artes han desarrollado la botellla, su embalaje y el logo
Las 50 vasijas producidas se regalarán a las personalidades que visiten la UPV

Lizar aclaró que, por calidad y entidad, el producto derivado de los negrales podría tener un hueco en el mercado, pero la irregularidad de sus cosechas lo imposibilita. "Un año puedes tener muy buena producción, al siguiente nada y al otro intermedia. Insostenible para cualquier empresa", precisó.

En el proyecto se han implicado los departamentos de Cerámica, Escultura, Audiovisuales, Fotografía y Diseño Gráfico de Bellas Artes. El resultado es un ánfora de porcelana "inspirada en elementos naturales y vasijas antiguas, las que te puede encontrar en un barco hundido; las referencias son múltiples", subrayó la vicedecana de Calidad de la facultad, Begoña Medel.

"Todos hemos participado en las diferentes partes del proceso", explicaron tres de los alumnos implicados en la iniciativa: Lander Rekakoetxea, Oiana Guenaga y Egokiñe Muñoz. "Durante los dos primeros años estudiamos los modelos y prototipos y el último hemos desarrollado el proceso y modelo definitivo", apuntaron. Su participación no se ha limitado al diseño del ánfora. También firman el embalaje y el logotipo de la marca Negrala.

La aventura que empezó como un ejercicio de clase ha acabado materializándose en 50 vasijas y 30 litros de aceite. Cifras modestas por la complejidad de elaborar el "zumo de aceituna" ?"todo se ha hecho de forma artesanal", apuntaron representantes de la almazara?. Y que solo unas pocas personas podrán disfrutar. "Las vasijas se las regalaremos a las personalidades que visiten la UPV", explicaron desde el centro.

De izquierda a derecha, Egokiñe Muñoz, Oiana Guenaga y Lander Rekakoetxea, tres de los alumnos de la UPV que han participado en el diseño de la botella del aceite negral, enseñan su trabajo.
De izquierda a derecha, Egokiñe Muñoz, Oiana Guenaga y Lander Rekakoetxea, tres de los alumnos de la UPV que han participado en el diseño de la botella del aceite negral, enseñan su trabajo.TXETXU BERRUEZO
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS