Sundance quiere parecerse a Gijón

Arranca esta noche la 48 edición del festival de cine de Gijón, la gran apuesta por el cine diferente y diverso

Ahora que la estación de esquí de Utah donde se celebra el festival de Sundance está llena de ejecutivos de las majors de Hollywood y cada vez queda menos espacio para los cineastas indies estadounidenses, las película distintas, agresivas o al menos diferentes, hay que buscarlas en otros lugares: el BAFF argentino, Rotterdam, Locarno, la Quincena de Realizadores de Cannes y Gijón. La ciudad asturiana vuelve a albergar desde hoy su certamen de cine, que este año se abre al cine español: cuatro títulos concursan en la sección oficial (Todas las canciones hablan de mí, de Jonás Trueba; La mitad de Óscar, de Manuel Martín Cuenca; Todos vos sódes capitáns, de Oliver Laxe, y No controles, de Borja Cobeaga), además de otras tres películas en distintos ciclos: Dispongo de barcos, de Juan Cavestany (miembro del jurado, que ha rodado este filme con amigos y por placer); Carne de neón, de Paco Cabezas, y La vida sublime, de Daniel Villamediana.

Más información
Nueve días de arriesgado y vanguardista cine independiente en Gijón
Joaquin Phoenix, trolero genial
"Me tranquiliza saber que no voy a ser un director maldito"

Gijón siempre ha mezclado en exitoso equilibrio sus propias apuestas con las sorpresas que ha ido pescando en diversos festivales. Por ejemplo este año el indie americano (ese que ya está a medio camino entre la auténtica independencia y Hollywood) presenta Blue Valentine, de Derek Cianfrance, título que directamente retrotrae al espectador a la canción de Tom Waits, y que juega al amor al revés: ¿cómo llegaron a la actual situación de crisis matrimonial una joven pareja casada? Como actores principales, Michelle Williams y Ryan Gosling, sellos ambos de garantía. Por cierto, Williams fue la protagonista de Wendy y Lucy y su directora, Kelly Reichardt presenta ahora en Gijón Meek's cutoff, de nuevo con su actriz fetiche y con una inmersión el oeste de los pioneros en una historia desconfianza y amistad en el Oregón de 1845.

Otros realizadores que repiten son la pareja Gustave de Kervern y Benoît Delépine, que hace dos años concursaron con la comedia irreverente Louise-Michel y ahora estrenan Mammuth, con Gérard Depardieau e Isabelle Adjani. La sorpresa de la sección oficial estará en Aurora del rumano Cristi Puiu, que con La muerte del señor Lazarescu dio la campanada en Europa y en esta edición saca pecho con un drama cercano al thriller que él mismo protagoniza y que se desarrolla en su ambiente preferido: los extrarradios de Bucarest. De Australia llega la conexión sundance, porque en ese festival ganó el premio del Jurado Animal kingdom, de David Muchôd, la difícil adolescencia de un chaval que se cría en una familia de gánsteres.

Por supuesto, Gijón tiene más ciclos: Rellumes (lo más arriesgado), Enfants terribles (dedicado a infancia y juventud), Esbilla... Y música: el certamen cuida su programación musical con conciertos diarios. Este año actuarán Love of lesbian, We are standard, Wagon cookin', Edwin Moses, Sex museum... Esta noche el arranque cinematográfico está en manos de I'm still here, el falso documental sobre Joaquin Phoenix rodado por su cuñado, Casey Afflek, que la lió en Venecia, y para la fiesta, Vinila Von Bismark & The lucky dados. A disfrutar.

Fotograma de la película <i>Todas las canciones hablan de mi</i> del director Jonás Trueba.
Fotograma de la película <i>Todas las canciones hablan de mi</i> del director Jonás Trueba.
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS