Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real celebra la 'octogenialidad' de Cristóbal Halffter

El coliseo ofrece un Concierto Homenaje con obras del compositor madrileño por su 80 cumpleaños

El concierto aniversario de Cristóbal Halffter, que se realizará en la mañana del 11 de noviembre con motivo de su 80 cumpleaños, es el primero de los homenajes que el Teatro Real quiere rendir a tres de las figuras del panorama musical español con más peso internacional y que en esta temporada inauguran década: Plácido Domingo (70) y Luis de Pablo (80). Para esta ocasión se han seleccionado del músico madrileño afincado en el Bierzo sus obras Siete cantos de España, Odradek (Homenaje a Kafka) y Tiento del primer tono y batalla imperial. La dirección correrá a cargo de Alejo Pérez, quien se situará al frente de la Orquesta Sinfónica de Madrid, de la soprano Lucrecia García y el barítono César San Martín.

A Halffter la pasión por la música le viene de familia. Sus aspiraciones existenciales van, en cualquier caso, más allá. Por vocación y convicción profunda es un humanista. Desde el ejercicio artístico de su profesión siente una atracción irresistible por el diálogo. Intercambia afinidades con Don Quijote, con Lázaro o con destacados poetas españoles a los que compone elegías. A Tàpies le dedicó un mural sonante, a Dalí un sueño, a Rivera espejos, a Chillida volúmenes. En el terreno musical le motivan los diálogos con la polifonía renacentista o con las melodías populares de siglos lejanos.

El programa previsto en el Concierto Homenaje a Halffter consta de una primera parte en la que se incluyen los Siete cantos de España con títulos como Tant'amare, Madrigal, Tres morillas, Mote, Gar ke fareyo, Amor constante más allá de la muerte y Ensalada. Este último tema "está hecho como una forma de resumir mi idea de la historia de España, se da a conocer una realidad con la que podemos andar por el mundo muy orgullosos de poseer una cultura profundamente europea, pero en el caso de España es muy especial, porque nuestra cultura es diferente por una serie de razones muy dignas de tener en cuenta", señala el compositor.

La segunda parte del concierto cuenta con Odradek (Homenaje a Kafka), "quise hacer un homenaje a la cultura de Praga y me fui a mi admirado Kafka", dice, y por último el Tiento del primer tono y batalla imperial. Obras con las que quiso homenajear al director musical y mecenas Paul Sacher: "No sabía qué escribir para él, y pensé regalarle mi cultura, dos obras de órgano una de Antonio de Cabezón, y otra de Cabanilles", comenta el creador de la ópera Quijote.

Preguntado sobre la necesidad de los mecenas afirmó: "El arte sin mecenazgo no existiría, alguien ya dijo '¡qué no falten los mecenas porque los poetas no nos faltarán!' y enEspaña se intentan poner las bases para la creación artística, pero el gran problema de la vida española es que llevamos 250 años de una crisis de educación y cultura general, y seguimos padeciéndolo".

Desde sus inicios profesionales Halffter ha puesto a la música en permanente diálogo con las más diversas bellas artes. En lo que se refiere a la creación pictórica ahí están sus trabajos sobre artistas por los que el compositor homenajeado sentía debilidad como Chillida, Eusebio Sempere, Manuel Rivera o Lucio Muñoz, sin olvidar sus trabajos en torno a Goya o Dalí. La literatura está permanentemente en la música de Halffter a través de la palabra de clásicos como Jenófanes, Píndaro, Anacreonte, Manrique, Cervantes, Gil Vicente, Quevedo o contemporáneos suyos como Alberti, José Hierro, Brecht, Juan Ramón, Guillén... O sin la palabra, pero con el sentimiento puesto en autores como Ramón Gómez de la Serna, San Juan de la Cruz, Machado, Miguel Hernández y García Lorca.

De hecho Siete cantos de España no es más que una extensión de la obra que estrenara en 1986 basada en los Tres poemas de la lírica española y en el caso de Odradek, el título es el nombre del enigmático personaje del relato kafkiano Las preocupaciones de un cabeza de familia. "Sólo tengo que agradecer que el día 11 me hagan pasar un día muy feliz, estaré muy emocionado y ahora que está muy de moda que la gente llore, no sé si podré contener las lagrimas, porque es muy emocionante que un teatro como el Real, una orquesta como la Sinfónica y una persona que rige los destinos de este coliseo como Mortier te dediquen un homenaje", concluyó el compositor.