El viaje musical de Hurts

El nuevo grupo revelación del neosynth-pop llega a Madrid. Aquí tienes todas las claves para conocer de dónde vienen y a dónde van

Una vez más toca hablar de revival. Llega otro grupo que se equivocó de década y que en 2010 lanza una propuesta anclada sin complejos en los divertidos 80. Sin embargo, Hurts tienen muy claro que no todo en los ochenta fue fiesta, color ácido, pelos cardados y mucho mal gusto. Este dúo de Manchester propone recoger lo más elegante de un sonido que ha sido copiado hasta la saciedad en la primera década de los 2000, aunque casi siempre en su vertiente más petarda. Hoy darán su primer concierto en Madrid en la sala Penélope (C/ Hilarión Eslava, 36) y han retrasado de las 20.00 a las 21.30 la hora para su comienzo.

Adam Anderson y Theo Hutchcraft saben que hacer pop basado en sintetizadores no tiene por qué significar inmediatamente pista de baile y en su álbum de debú dejan claro, salvo por dos excepciones, que el medio tiempo o el tiempo lento son joyas siempre y cuando vayan directos al corazón. Así que tras conocerse en un garito en las navidades de 2005 cada uno desde su casa y a través de la red se dedicaron a lo que más les gusta: las letras casi atormentadas, en su mayoría de desamor envueltas en unos refinados y exquisitos aromas musicales.

Más información
Un pequeño gran concierto

Hurts van despacio y pese a querer ser la mejor banda del mundo se toman su tiempo. Sus canciones comenzaron a sonar en Internet ya desde el año pasado cuando en julio la edición digital de The Guardian la consideró como el grupo del día. Y la BBC los situó en el número cuatro de su lista musical para 2010. Proponemos un rápido análisis a través de las influencias y compañeros de viaje de un grupo que solo tiene dos caminos: convertirse en una banda de culto o quemarse como superventas. Pulse y escuche estos enlaces si quiere aproximarse al universo Hurts

Madrina de lujo y diva gay

Muchos son los que han ensasillado a Hurts como un dúo dirigido única y exclusivamente al público gay. De hecho, ellos invitaron a Kylie Minoge a participar en uno de los temas, Devotion, de su primer trabajo, Happiness. Pero que nadie se engañe con el título. La palabra felicidad en este álbum no es otra cosa que una metáfora de alma sensible.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

La intensidad de Depeche Mode

Infinidad de grupos que recrean los ochenta se han empeñado en cuasicopiar a Depeche Mode en su vertiente más festivalera. Hurts, prefiere centrarse en los Depeche más sangrantes como los de Wrong o Precious. Precious

La comparación inevitable

Son también británicos, dúo y con la misma formación: sintetizadores y voz. Pet Shop Boys también están en el imaginario de Hurts, pero de canciones de desamor como The way it used to be (Ultimate Deany Extended). Ambos grupos consiguen envolver preciosas canciones tristes, muy tristes en melodías amables consiguiendo el efecto de nostalgia perseguido. Ultimate Deany Extended

La voz de Simple Minds

Tras un par de escuchas a Happines, al oyente le asaltará probablemente una pregunta: '¿A quién se parece esa voz, a quién se parece esa voz? Tal vez en el nombre de Jim Kerr podría estar la respuesta.

Las comparaciones son odiosas

Desde Suecia llega un grupo llamado Kent fundado en 1990 y cuyo trabajo Ismael tiene ecos hurtisticos del norte de europa. O digámoslo de otra forma. Si esto fuera Spotify y tecleasemos el nombre de Hurts, Kent sería uno de los artistas relacionados.

Desde Manchester este dúo de electro-pop está dando mucho que hablar. Será por su look muy a lo Spandau Ballet, por su fotografía a lo Anton Corbijn, o por su estilismo a lo Helmut Newton. Pero lo cierto es que el dúo tiene argumentos de sobra para aburrir en el mundo de la música indie post 'The XX'. Dale al play.Vídeo: HURTS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS