Cómo no hablar de Vargas Llosa el día después

Andrés Barba (su último novela es Agosto, octubre (Anagrama)

9:00

Salgo de casa hacia el foro de Agora entre escritores, artistas y gestores culturales que se celebrará en la Biblioteca Nacional. Compro la prensa y ante el olímpico despliegue del Nobel me encamino con la intención declarada de llevar a cabo una misión imposible: no hablar ni un segundo sobre Mario Vargas Llosa.

9:30

Me encuentro en la entrada de la Biblioteca Nacional a Santiago Roncagliolo y con el foógrafo mexicano Cesar Saldivar que me comenta lo que han cambiado últimamente las csas en Monterrey. Antes las señoras "bien" comentaban, entre pasta y pasta, el estado del tiempo, ahora a cuantos guardaespaldas han baleado el último mes. "Yo sólo he perdido a dos" dice una.

10:30

Santiag Roncagliolo, maestro de ceremonias, abre el fuego con una especie de disparo de metralla en círculo: el Boom, redefinir el papel del escritor en America Latina, Ruben Darío, La intervención de los intelectuales en la esfera pública... El nombre de Vargas Llosa, milagrosamente, no ha sido pronunciado aún...

11:00

Me gustan las verdades del barquero de Nubia Macías, la directora de la FIL de Guadalajara. ¿Cómo triunfa una feria? Respuesta: "Creando un público que sepa apreciarla". No estaría mal traerla a este Madrid al que le da igual ocho que ochenta y que podría cambiar su feria del libro por una feria del salmón ahumado.

Mas aún me gusta cómo arremete contra las lecturas oficiales y públicas del Quijote. El Quijote; ese libro que ha sobrevivido a multiples plagas. La última: la de los gestores culturales.

11:30

Litz Alonso: Directora de la compañía de danza cubana; Nueva verdad del barquero, "una formación artística es una formación para la vida". Nadie ha dicho Mario, nadie ha dicho Llosa, cruzo los dedos bajo la mesa.

12:00

Padura, el gran novelista cubano de novela policiaca, hace de la desgracia virtud: "la mejor consecuencia del periodo especial en Cuba fue que, a pesar del sufrimiento, el mundo cultural se separó por completo del estado"

12:30

Mauricio Pestana, humorista gráfico brasileño, devuelve la ráfaga de metralla con una ráfaga de risa y enfrenta a la sociedad a sus miedos arrinconándolos contra las cuerdas del humor, sin duda el juez más implacable de todos.

12:40

Lucía Gonzalez apunta un dato inusual "los sicarios nos han hecho un favor: nos han dado el termómetro de la enfermedad de nuestras sociedades". Nadie ha hablado aun de Vargas Llosa, no ha podido ser tan fácil, pienso, pero aún quedan cuatro ponentes.

12:55

Un Wendy Guerray de lo más pizpireto salpimienta de humor y sentido común una charla que comienza a desvanecerse en generalidades. Habla de su caso, de su desubicación en occidente, de sus diarios...

13:00

Y el tema de pronto gira hacia los museos, Fiorella Resenterra habla del suyo en Costa Rica y se especula sobre el nuevo museo, a quien todos parecen de acuerdo en querer restaurar de esa tiranía aristocrática. Pero no tanto, ojo, no lo convirtamos en un happening...

13:15

Nadie ha hablado de Vargas LLosa, estoy a unto de cantar victora.

13:16

Se oyen rugidos involuntarios de hambre en algunos de los ponentes...

13:20

El gran novelista mexicano, y reciente director de canal 22, Jorge Volpi toma la palabra y habla de los escritores de su generación y su relación con Marquez, Cortazar, Borges y....VARGAS LLOSA. He estado a punto de conseguirlo. Sonríe con su pequeña sonrisa mefistofelica y acaba comentando algo, por lo demás, más que razonable: "hay que acabar con la tiranía de que todos los escritores latinoamericanos tenga la sensación de que deben parecerse a un escritor latinoamericano (Garcia Márquez).

13:30

La reunión termina en estampida hacia el cocktail, pero con elegancia, en el jardín Botanico, donde se expone la obra de más de una decena de artistas latinoamericanos residentes en España.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS