Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el cantante Eddie Fisher a los 82 años

El cantante acaparó portadas gracias a sus éxitos y su polémico matrimonio con la actriz Elizabeth Taylor

Su voz le convirtió en una estrella, pero es su vida amorosa lo que le ha hecho ser recordado. Eddie Fisher consiguió un éxito rotundo interpretando canciones como Thinking of you o Any time, por mencionar sólo dos, pero el rostro de este cantante de los años 50 acaparó portadas gracias a sus matrimonios con las actrices Debbie Reynolds y Elizabeth Taylor.

El artista falleció la noche del miércoles, según ha explicado su familia a Associated Press. Una complicación tras una operación de cadera ha sido la causante de su muerte a los 82 años, en su casa de Berkeley.

Su elegante forma de cantar le permitió vender millones de discos y llenar sus conciertos de adolescentes que le adoraban. Aquel chico que venía de Filadelfia había triunfado en Nueva York gracias al apoyo del cómico Eddie Cantor o los consejos de manager Milton Blackstone, que en sus primeros pasos, a principios de los años 50, contrataba a chicas para que chillaran y se desvivieran por el joven artista.

Su rápido ascenso permitió que ya no hiciera falta pagar a fans falsas. En 1955, se casó con la estrella Debbie Reynolds , con la que se convertiría en "la pareja favorita de América", como les solían apodar. Con la actriz tendría un hijo Todd, y una hija, Carrie Fisher, famosa por su papel en La Guerra de las Galaxias como la princesa Leia.

El escándalo

En 1958, el mejor amigo de Fisher, el productor Mike Todd, muere en un accidente de avión. El cantante sorprendió a los estadounidenses cuando se anunció que se divorciaba para casarse con la viuda de Todd, Elizabeth Taylor , el año siguiente. Participó con ella en Una mujer marcada, por la que Taylor ganó un Oscar.

Tras cinco años, la icónica actriz le abandonaría para contraer matrimonio con Richard Burton, su compañero de reparto en Cleopatra, lo que produjo un gran escándalo. Fisher, por su parte, se casó con la también actriz Conie Stevens y tuvo dos hijas. Se divorció y volvió a pasar por el altar dos veces más.

Su carrera nunca volvió a ser lo mismo. En 1983 preparó una gira de regreso pero su imagen, debido a sus escándalos románticos, unido a su afición por el juego y las drogas, hizo que el galán tuviera que abandonar sus pretensiones.