Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Unos 'magos' muy arraigados

Barakaldo se ha convertido en el escenario predilecto de la reconocida banda musical Mägo de Oz - El 2 de julio, nuevo concierto en Lasesarre

Hace ya casi un lustro que el camino de baldosas amarillas llevó a un prestigioso grupo musical hasta una ciudad desconocida para sus componentes hasta entonces, pero en la que pronto se sintieron como en casa. Barakaldo se ha convertido desde entonces en el escenario predilecto para Mägo de Oz. La reconocida banda de rock, que goza en Latinoamérica de un prestigio mayor incluso al que disfruta en España, regresará el 2 de julio a la segunda población vizcaína para ofrecer un nuevo concierto. El cuarto en otros tantos años. La cita será esta vez en Lasesarre, estadio que se transformará para la ocasión para dar cabida a 13.000 espectadores.

Fue durante una firma de discos en Barakaldo cuando el batería y compositor de Mägo de Oz, Txus Di Fellatio, conoció en 2005 a la que hoy es su esposa. Un año después, el azar quiso que el Ayuntamiento contratara al grupo para encabezar el cartel musical de las fiestas patronales. Su regreso para actuar en el BEC fue todo un éxito. Y no sólo en lo que a público se refiere. "El alcalde y los concejales se portaron genial con nosotros. Fuimos juntos de chufla y nos dieron las tantas", recuerda el artista. Más allá de la relación profesional, el trato afectivo que entonces nació no ha dejado de echar raíces.

El baterista y compositor del grupo se ha casado en el Ayuntamiento

La localidad ha ganado fama y se ha convertido en "paso obligatorio" para rockeros

La banda tardó dos años en devolver el guiño, pero lo hizo a lo grande, al titular como Barakaldo DF su último disco, en el que además se incluían imágenes de la localidad. Un gesto sin precedentes que colocó a la ciudad en el mapa mundial de la música. "Resultaba curioso cuando en nuestras giras internacionales nos preguntaban por el origen del nombre y teníamos que explicarlo", asegura Di Fellatio, a quien le consta que Barakaldo se ha convertido en "parada obligatoria" para muchos amantes del rock que visitan Euskadi desde países como Bolivia, Chile, México o Argentina.

Mägo de Oz regresó a la principal localidad de la Margen Izquierda en 2009 para ofrecer, de nuevo en el marco de las fiestas, una actuación en abierto y gratuita. Otro gesto poco habitual de la banda con el que quiso premiar la hospitalidad recibida. "Esta ciudad nos ha elegido a nosotros y no a la inversa", considera su baterista y compositor, que apuntaba a futbolista de joven y llegó a jugar diez años en la cantera del Real Madrid. El pasado verano, sin embargo, cambió la camiseta blanca por la gualdinegra del Barakaldo. Síntoma premonitorio quizá del concierto que el próximo día 2 ofrecerá en su estadio.

Guiños al margen, el evento servirá para presentar en Euskadi la última producción de los magos, Atlantia, que pone fin a su trilogía denominada Gaia, así como para recaudar fondos para las maltrechas arcas del club local, organizador del concierto. Consciente de la "solidaridad" que debe habitar en todo artista, Di Fellatio se ha implicado en la causa hasta la médula. No en vano, ya casi es un baracaldés más, pese a su origen madrileño. Su boda se celebró hace poco más de un mes. En el Ayuntamiento de Barakaldo, como no podía ser de otra forma, y oficiada por el mismo alcalde, Tontxu Rodríguez, con el que un día se fue de fiesta.