La Fira de Tàrrega mantiene su oferta a pesar de la crisis

La organización programa ochenta espectáculos con Irlanda como país invitado

La Fira de Tàrrega celebra treinta años manteniendo el número de espectáculos y un presupuesto prácticamente igual a la edición anterior. Entre las 80 propuestas que conforman esta cita con las artes escénicas en la calle, programadas del 9 al 12 de septiembre, cabe destacar el espectáculo inaugural Moaré. Éste se concibe como una actuación de grandes dimensiones pensada para miles de espectadores, en el que doce acróbatas danzarán desde una circunferencia móvil suspendida por una grúa y con acompañamiento musical en directo.

Entre las novedades de esta edición cabe destacar nuevos emplazamientos de la localidad leridense, que se incorporan de manera permanente al calendario de la Fira. Se trata de una casa deshabitada propiedad de los antiguos benefactores de una fábrica local, en la que tendrá lugar 'Habitaculum' de la compañía Kamchàtka, proyecto ganador del Laboratorio de Creación de este año. Allí se descubrirá el mundo emocional de unos personajes recién llegados a la población, los cuales mostrarán al público su intimidad mediante visitas guiadas. Pero también destaca la rotonda de entrada a la ciudad en la que se estrenará 'Broeders', un montaje del director holandés Jetse Batelaan que aborda de forma polémica los límites de la condición humana. O la carretera M-2, en la que la organización tiene previsto agrupar los espectáculos alternativos a la programación oficial.

Además, como es habitual, el circo y la danza tendrán gran relevancia. Especialmente a través de tres actuaciones a cargo de compañías irlandesas, país invitado en esta edición. Sin embargo, entre las propuestas singulares se lleva la palma Exercicis d'amor, de la compañía valenciana El Pont Flotant. Hablarán de relaciones humanas, deseo y soledad, en un espectáculo que incluye la elaboración de una paella que el público podrá degustar.

En este sentido, Antoni Lladó, director de l'Institut Català de les Industries Culturals, afirma que la Fira de Tàrrega se ha convertido en un "instrumento de política teatral al servicio del sector, por ser una plataforma innovadora en la que confluyen oferta y demanda". No en vano, la lonja acogerá sesenta y seis expositores, diez más que la pasada edición, con numerosa presencia internacional. Ello confirma lo expuesto por Jordi Colomines, director artístico del evento, quien explica que la cita nace a partir de la voluntad "dar a conocer el trabajo de nuestros creadores, con los que nos hemos implicado mucho. Pero también para mostrar los espectáculos que ilustran lo que se está haciendo alrededor del mundo".

Aún así, y a pesar de haber logrado mantener un presupuesto de casi millón y medio de euros, la organización ha sufrido el recorte del 10% de los fondos del Ministerio de Cultura. Por ello, la Fira de Tàrrega apuesta por postergar celebraciones de aniversario, y centrarse en que no se resienta la calidad de la oferta. "La única celebración es la de la normalidad", afirma el alcalde de la población, "Y teniendo en cuenta los tiempos que corren, eso es muy destacable".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción