Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La búlgara Irina Bokova derrota al polémico Faruk Hosni en la votación de la UNESCO

Su elección será sometida en octubre a la aprobación de los 193 Estados miembros.- La búlgara, ex militante comunista, será la primera mujer al frente del organismo internacional

Irina Bokova, durante una rueda de prensa en París tras haber sido designada candidata a dirigir el organismo de la ONU.
Irina Bokova, durante una rueda de prensa en París tras haber sido designada candidata a dirigir el organismo de la ONU. AFP

El Consejo Ejecutivo de la UNESCO ha elegido a la búlgara Irina Bokova como su nueva directora general, poniendo fin a una de las elecciones más disputadas de la historia de la organización. La diplomática se ha impuesto frente al que hacía figura de gran favorito, el ministro egipcio de Cultura, Faruk Hosni, denunciado por asociaciones judías y algunos intelectuales por unas declaraciones consideradas antisemitas. Bokova todavía debe ser oficialmente ratificada por la Asamblea General del Organización de Naciones Unidos para la Educación, la Ciencia y la Cultura en octubre antes de asumir el puesto en noviembre.

"Habemus directorum", ha bromeado el Presidente del Consejo Ejecutivo, el embajador Olabiyi Babalola Joseph Yai, de Benín, al anunciar la noticia, tras la quinta sesión, y última prevista por el reglamento, de votación. Se trata de la segunda vez en la historia de la organización que han sido necesarias cinco votaciones. "Felizmente, no hemos tenido que recurrir al azar", agregó Yai. El empate a 29 votos tras la votación del lunes hizo planear efectivamente la amenaza de echar a suerte el nombramiento, única modalidad contemplada para desempatar a los candidatos. Pero esta tarde dos delegaciones cambiaron de bando y Bukova se impuso finalmente por 31 votos frente a los 27 obtenidos por su rival.

La diplomática búlgara, de 57 años, ha salido beneficiada de la retirada sucesiva de los candidato y ha logrado reunir a los votos contrarios a Hosni. De los nueve candidatos en liza el jueves, en la primera ronda de votación, ayer sólo quedaban dos. El domingo fue Benita Ferrero-Walder, comisaria europea de Relaciones Exteriores, la que anunció abandonar la carrera tras quedar tercera en la votación del sábado. Oficialmente, lo hizo por el "bien de la organización" y llamó "al pleno respecto de los valores morales y de los ideales de la UNESCO", un gesto interpretado como un intento de reunir el bando contrario a Hosni en una sola candidatura europea. El lunes, retiró su candidatura la ecuatoriana Ivonne Baki.

"El proceso había llegado a un climax después de mucha tensión e Irina Bokova es la candidata del consenso", ha declarado tras conocerse la decisión el embajador mexicano ante la UNESCO, Homero Aridjis. Fuentes de la organización reconocían el alivio tras el nombramiento de la diplomática búlgara, embajadora de su país en Francia y delegada permanente ante la UNESCO.

Primera mujer al frente de la Unesco

Bokova se convertirá así en la primera mujer en ocupar el puesto de directora general y sucederá al japonés Koichiro Matsuura, en el cargo desde 1999. La Asamblea General de la UNESCO, que reúne a partir del 15 de octubre a los 193 países miembros, debería ratificar el nombramiento para un mandato de cuatro años. Sus primeras palabras ante la prensa han sido de agradecimiento y ha lanzado un mensaje de unidad y tolerancia. "No creo en el choque de civilizaciones", señaló. "Todos los candidatos han expuesto ideas interesantes y voy a recoger ideas de todos ellos", ha añadido.

La candidatura de Hosni, cercano al presidente Hosni Mubarak y apoyado por la Liga Árabe y la Unión Africana, ha sido el centro de las críticas de asociaciones judías y algunos intelectuales que acusan al titular egipcio de Cultura de antisemita y anti. El último y más sonoro episodio se remonta a mayo de 2008 cuando se declaró dispuesto a "quemar" él mismo los libros en hebreo de la Biblioteca de Alejandría. Unas palabras que según los defensores de Hosni han sido sacadas de contexto y respondían a la presión de un diputado islamista fundamentalista. En 2006 Hosni provocó otra polémica, esta vez en Egipto, por unas declaraciones contrarias al uso del velo. Las asociaciones para la defensa de la libertad han puesto por su parte de manifiesto el papel del ministro desde hace más de 20 años en la censura del país.