Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Judit apuñala a Holofernes en el Thyssen

El célebre cuadro de Artemisia Gentileschi llega a la pinacoteca madrileña

El Museo Thyssen recibió ayer el cuadro Judit y Holofernes de Artemisia Gentileschi, una de las artistas italianas más famosas de la primera mitad del siglo XVII. El lienzo será presentado hoy en el Thyssen junto con la biografía novelada de Artemisia, escrita por la autora francesa Anna Banti y traducida por la eurodiputada Carmen Romero.

El cuadro Judit y Holofernes, realizado entre 1612-1613, es una de las obras más importantes de la artista y podrá verse en las salas del Museo Thyssen-Bornemisza hasta el próximo 2 de agosto. El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid retoma así este verano su programa de Intercambios con una obra de la pintora italiana Artemisia Gentileschi: Judit y Holofernes (1612-1613). Procedente del Museo Nazionale di Capodimonte en Nápoles (Italia) el cuadro se ha instalado junto a los lienzos del barroco italiano que forman parte de la Colección Permanente del Museo, en la Galería Villahermsa.

Artemisia Gentileschi (Roma, 1593 - Nápoles, 1652/53) se inició en la pintura gracias a su padre, el también pintor Orazio Gentileschi, y desarrolló un estilo propio, marcado por la precisión de los detalles y la calidad de la materia. La obra expuesta ahora en el Museo Thyssen-Bornemisza se ha fechado en su etapa de juventud, hacia 1612-1613, una época turbulenta que marcó el resto de su vida.

Artemisia se valió entonces de la pintura para plasmar sus emociones y sentimientos, representando heroicas mujeres, como la Judit de este lienzo, con solidez y fortaleza. Judit y Holofernes ilustra un pasaje del Antiguo Testamento, Judith 13,7-8, en el momento de mayor crueldad y dramatismo de la historia, cuando Judith, con firmeza y determinación, hunde en la garganta del general asirio Holofernes la hoja de su propia espada. Artemisia, además, refuerza la violenta acción sin escatimar referencias, como la sábana ensangrentada o la mirada agónica del asirio.