Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stone: "No creo que Palin entienda la película, tiene diálogos complicados"

Oliver Stone presenta 'W', el biopic sobre George W. Bush, que verá la luz en los cines de EE UU a tres semanas de las elecciones

A tres semanas de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, llega a los cines norteamericanos W, el controvertido y polémico biopic sobre el todavía inquilino de la Casa Blanca, George W. Bush. Una cinta dirigida por Oliver Stone que por primera vez aborda la vida de un mandatario estadounidense mientras éste aún permanece en su cargo.

Durante la premiere de la cinta en Nueva York, Stone no dudó en hacer buena su fama de polémico y aprovechó para hacerse un poco de promoción con un ácido comentario sobre una de las principales protagonistas de la candente campaña electoral: la candidata a la vicepresidencia del lado republicano, Sarah Palin. "No creo que Sarah pueda entender la película. Tiene muchos diálogos complicados. George Bush es un intelectual comparado con ella", afirmó.

W se estrenará en los cines el próximo fin de semana y relata la ajetreada juventud de Bush como hijo del presidente, sus comienzos en la política y su ascenso hasta llegar a ocupar el sillón que un día fue de su padre en el Despacho Oval. Una cinta que no elude temas espinosos como sus problemas con el alcohol, su detención, la en ocasiones tensa relación con su padre o el bochorno dentro de su gabinete con el tema de las armas de destrucción masiva en Irak.

Un polémico biopic, no exento de ironía y sátira, dirigido por un cineasta con amplia experiencia en estas lides. Stone ya llevó a la gran pantalla las andanzas de otros dos presidentes estadounidenses, John F. Kennedy (J.F.K.: caso abierto) y Richard Nixon (Nixon) y ha filmado películas sobre otras destacadas figuras como Fidel Castro (Comandante) o Yasser Arafat (Persona non grata). El director ha escrito el guión de la película junto a Stanley Weiserm, con el que ya firmó la historia de Wall Street.

El reparto de W al completo acompañó a Stone en el preestreno en el que, como era de esperar, no estuvieron ni el candidato republicano John McCain, ni su número dos, Sarah Pallin, a pesar de que el director les hizo llegar una invitación personal al conocer que se alojaban en el Hilton de Nueva York, a escasos metros del teatro Ziegfeld donde se celebró la premiere. "No creo que Sarah hubiera entendido la película, tiene muchos diálogos complicados", contestó con acidez al ser preguntado por la ausencia de la candidata republicana de la que dijo que a su lado Bush "parece un intelectual".

En todo caso, Stone insistió una vez más en lo que ha venido diciendo desde que se conoció el proyecto, que su película no es un ataque contra el presidente estadounidense sino que es una semblanza hecha desde un punto de vista "justo" y "sin malicia", aseguró en declaraciones al New York Daily News recogidas por otr/press. Aunque el director tampoco se molesta en ocultar su punto de vista sobre Bush, que es de sobra conocido: "creo que es uno de los peores presidentes de la historia".

El peor presidente de la historia

Una percepción compartida por prácticamente la totalidad del reparto de W. "No se trata de un ataque a Bush, aunque debería serlo", dijo Richard Dreyfuss, que interpreta al vicepresidente Cheney que calificó a Bush como el presidente "más dañino" que ha ocupado la Casa Blanca y advirtió que "la historia será implacable con él".

El protagonista de la cinta, Josh Brolin, no quiso entrar a valorar la repercusión que el estreno de W puede tener en las elecciones del próximo 4 de noviembre pero sí espera que sirva para que los estadounidenses aprendan la lección. "No sé si esta película tenga algún impacto o no, pero sin duda será una lección para el pueblo americano" afirmó el encargado de dar vida a Bush en la gran pantalla que pidió a sus conciudadanos que se informen sobre lo que votan y que si equivocan en su decisión "salgamos a protestar".

Otros, como Elizabeth Banks, la actriz que da vida a la esposa de Bush, Laura, fueron más directos a la hora de expresar sus preferencias en la próxima cita electoral. "Michelle Obama será estupenda como primera dama", sentenció.