Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muy española primavera francesa

El parisino Châtelet, el teatro que fuera feudo de Luís Mariano, acoge entre el 27 de mayo y el 3 de junio, "La Generala", de Amadeo Vives, en puesta en escena de Emilio Sagi, protagonizada por Carmen González y con la orquesta de la Comunidad de Madrid dirigida por José Fabra; en el mismo local, antes, entre el 12 y el 16 de mayo, actúa la Compañía Nacional de Danza presentando el espectáculo de Nacho Duato Alas. Y siempre en París, pero ahora en la colina del Trocadero, en Chaillot, Blanca Li convierte el Lorca del Poeta en Nueva York en base para un viaje iniciático a base de flamenco, salsa y hip-hop. Las representaciones están obteniendo un éxito extraordinario. La bailarina Maria Pagés con Volver a Sevilla sucederá a Blanca Li a partir del 24 de mayo.

Siempre sin movernos de la capital, la Comédie-Française presenta un espectáculo de marionetas insólito: Vie du grand dom Quichotte et du gros Sancho Pança". Es un Quijote barroco, reescrito por el brasileño-portugués José da Silva, dramaturgo de vida breve ?nace en 1905 y muere quemado por la Inquisición, que no le perdona su origen judío, en 1739- pero de gran peso en la cultura de nuestros vecinos. En otro local mítico, el Vieux-Colombier, otro Lorca, Yerma, con la gran Christine Fersen como Dolores y Coraly Zahonero como protagonista. Dirige Vicente Pradal.

Goya es protagonista por partida doble. En París, el Petit Palais expone una formidable colección de grabados, algunos de ellos hasta ahora no expuestos pues pertenecían a la colección del modisto Jacques Doucet y ahora han pasado a formar parte de los fondos de la Biblioteca Nacional. En Lille es el palacio de Bellas Artes el que nos invita, hasta el 28 de julio, a descubrir su colección de grabados de la serie los Caprichos, que posee en su integralidad, y lo hace confrontándola con obras contemporáneas encargadas a artistas como Morimura, Jake & Chapman, Schütte, Pondick o Reekie.

Que durante la Feria de Nimes las referencias españolas estén muy presentes en esa ciudad del sur francés no es ninguna sorpresa. En cualquier caso dejemos constancia de que uno de los carteles del acontecimiento es obra de Miquel Barceló. La cuestión taurina genera literatura apasionada y erudita, como Le discours de la corrida, de François Zumbiehl (Ed. Verdier), que propone "teorías y representaciones de la casta", se interesa por "la trascendencia del detalle", pone en su sitio el manido "discurso sobre la decadencia" de la fiesta, y se embarca en una "lectura erótica y religiosa de la corrida".

Casi simultáneamente también se ha editado Mon Espagne or et ciel, de la hispanista Florence Delay (Ed. Hermann), en el que se discurre sobre el duende, el Siglo de Oro, Quevedo, Curro Romero, Zurbarán, el Greco o José Tomás, todo ello expuesto "con alegría, exactitud y ligereza", tal y como Bergamín le enseñó a Delay.

Sobre la significación de esta "primavera española", que se podría prolongar a través del éxito de otro libro ?la novela de Antoni Casas Ros Le théorème d'Almodóvar (Ed. Gallimard)- es difícil ser preciso. Sabemos que el XVI español marcó profundamente el XVII francés, que durante el XIX los artistas franceses redescubrieron la pintura española gracias, primero a los robos de las tropas napoleónicas, luego a través del inevitable viaje romántico por España, y sabemos del papel que algunos creadores siguen desempeñando sobre los contemporáneos, tal y como lo prueba que la gran exposición temática del Pompidou dedicada a buscar "rastros de sacralidad" en la pintura de los dos últimos siglos se abra precisamente con un grabado de Goya, pero toda esa tradición de influencia sólo sale a la superficie y se hace evidente de cuando en cuando, probablemente en los momentos en que Francia, por razones múltiples, descubre que, para seguir existiendo como primera potencia en Europa, necesita también mirar hacia el sur, tal y como lo hace el presidente Sarkozy con su confusa y voluntariosa iniciativa a favor de una política comunitaria para las dos riberas del Mediterráneo. Puede que sea eso o que se trate de mera casualidad.