Los bárbaros toman Hollywood

De Vigalondo a Meirelles, toda una generación de directores de habla no inglesa ruedan grandes producciones en la meca del cine

Hollywood ha atraído cineastas de todo el mundo desde su fundación, pero sólo ahora toda una generación de directores extranjeros de habla no inglesa están consiguiendo superéxitos de taquilla. Los estudios ya confían en estos recién llegados y les encarga producciones de entre 50 y 100 millones de dólares (32 y 65 millones de euros), según informa The Hollywood Reporter. Son nombres nuevos como los de Nacho Vigalondo, que rodará Timecrimes para United Artists, el francés Jean-Marc Valle (C.R.A.Z.Y.), que dirigirá The Young Victoria, una recreación de la Inglaterra del XIX auspiciada por Martin Scorsese, con guión de Julian Fellowes (Gosford Park) y protagonizada por Emily Blunt.

Tras ellos siguen el brasileño Fernando Meirelles (Ciudad de Dios), que tomará las riendas de Blindness, con Miramaz, el islandés Baltasar Kormakur, con Run for her life, proyecto que se disputan varias grandes productoras. Lo mismo sucede con el alemán Cristian Alvart (Curiosity&the cat), que rodará el thriller Case 39 para la Paramount y con Renee Zellweger. Y suenan el francés Xavier Gens (Hitman) y la danesa Susanne Bier (Things we lost in the fire).

También están los llamados Tres amigos, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, que han firmado un contrato para rodar cinco películas con Universal.

De Godard y Scorsese a Vigalondo

"En los sesenta fue la nouvelle vague. En los setenta fue la nueva generación de grandes directores estadounidenses", señala Nathan Ross, representante de directores como Vigalondo y Vallee. "Esta década es la de la nueva generación de directores extranjeros".

El emergente director indio Vinod Chopra sugiere una de las razones del éxito extranjero: "Los directores internacionales vienen con perspectivas frescas y con presupuestos menos extravagantes que los de sus colegas americanos".

Hubo un tiempo en que era infrecuente que un director llegara y consiguiera un gran éxito de taquilla, como hicieron Paul Verhoeven (Robocop, Instinto Básico) y Roland Emmerich (Independence Day). Pero cada vez más los cineastas extranjeros son vistos como comercial y artísticamente provechosos.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50