_
_
_
_
_

The Police encandila a Barcelona

El trío ha ofrecido su único concierto en España dentro de la gira mundial que conmemora el 30º aniversario de la fundación de la banda

El trío británico The Police ha encandilado en Barcelona a los 55.000 seguidores que han abarrotado el Estadio Olímpico de Montjuic en su único concierto en España dentro de la gira mundial que conmemora el 30º aniversario de la fundación de la banda.

Llenar uno de los espacios más grandes de la gira europea no es fácil -aquí las entradas se agotaron en nueve horas- y viene a demostrar que la moda del retorno de las extintas viejas bandas del rock se ha convertido en un negocio seguro.

A lo largo de casi dos horas, el trío ha repasado algunos de los temas más destacados de su corta pero fructífera carrera (1977-1984).

Más información
Sting, ¿el peor letrista de la historia?

Rápidamente, Sting ha comunicado con el público, siempre en castellano, y ha sabido meterse al auditorio en el bolsillo buscando sus palmas, como en Voices inside my head, o su eco vocal como en De Do Do Do De Da Da Da, o ambas, palmas y voces, en Can't Stand Losing you.

Éxtasis al comienzo del concierto con uno de los hitos musicales del grupo, Message in a Bottle y tras atacar Synchronicity II, las presentaciones de rigor a cargo del maestro de ceremonias, Sting (bajista y cantante), quien ha presentado al guitarrista Andy Summers y al batería Stewart Copeland, el más aplaudido.

A renglón seguido, los policías han interpretado uno de sus himnos, Walking on the moon, una de las que mejor simbolizan la esencia del grupo, que desde sus inicios supo destilar las influencias del rock, el punk, el reggae y el jazz.

En la primera parte del concierto la reagrupada banda han ofrecido un ramillete de grandes éxitos de su trayectoria. Tras el ecuador de la velada, Police ha arrancado con otro de sus temas que movilizan a las masas, De Do Do Do De Da Da Da, seguido por una apoteósica Can't Stand Losing You, con espectacular solo de batería de Copeland.

Los Police han dejado para el final sus grandes hits: Roxanne, coreada por el público a la luz de los móviles, y, con los bises, King of pain, la exigente So lonely, la rotunda Every breath you take y Next to you, que ha cerrado la actuación.

El que tuvo, retuvo

Sting ha demostrado que aunque ya no exhibe la rubia cabellera de los primeros años ochenta sí ha conservado el peculiar color de su voz, y de los tres, seguramente Copeland, ahora con gafas, es el que exhibe una mejor forma.

The Police ha agradado con un concierto sin artificios: tres músicos sin coros ni músicos añadidos sobre un escenario sin la espectacularidad de otras grandes bandas como los Rolling Stones o U2, que además de la música buscan el efectismo visual. Formada en 1977, The Police editó hasta su disolución como banda en 1984 cinco álbumes de estudio que conquistaron las listas de ventas de todo el mundo y ganaron seis premios Grammy.

A pesar de los años de ausencia, el público de Police, que no pertenece a ninguna tribu, pero que sí es bigeneracional -se han juntado padres cuarentones y cincuentones con hijos veinteañeros- ha sido agradecido y ha sabido perdonar el no siempre excelente sonido del Estadio Olímpico.

La gira del reencuentro comenzó el pasado mes de mayo en Estados Unidos y desde finales de agosto se ha instalado en Europa, donde ya han actuado en Estocolmo, Birmingham, Londres, Hamburgo, Amsterdam, Viena, Múnich y Lisboa.

Tras Barcelona, el trío viajará a París, Turín, Dublín, Amberes, Mannheim, Dusseldorf y nuevamente el Reino Unido, antes de realizar una segunda gira por tierras americanas y cerrar la gira mundial a principios del próximo año en Nueva Zelanda y Australia.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_