Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pasado, presente y futuro

Noche de bandas en el FIB: B-52's, Human League, !!!

Los Arctic Monkeys en el FIB
Los Arctic Monkeys en el FIB REUTERS

Esta mañana nos encontramos en la prensa local de Benicàssim una simpática noticia. Un australiano y un inglés, y no es un chiste, aunque podría serlo, tuvieron que ser rescatados a siete kilómetros de distancia del recinto y 450 metros sobre el nivel del mar. Se desconocen las causas de dicha expedición. Quizá se vieron agobiados ante la dificultad de encontrar un taxi y se armaron de valor con fatales consecuencias.

Si ayer fue un día de grandes solistas hoy tocaba el turno a las bandas, algunas míticas otras noveles. Albert Hammond Jr., el de los rizos imposibles, abría el Escenario Verde. El concierto fue interrumpido por causas mayores, un apagón, un corte en el suministro eléctrico que afectó a la localidad de Benicàssim, informaba la organización. Un momento raro, imagínense, un minuto sin música en el recinto, una experiencia fantasmagórica a la par que balsámica para los oídos. En escasos minutos se recuperó la normalidad, pero inevitablemente los horarios de vieron afectados, en algunos casos con más de media hora de retraso. Fue el caso de los !!! (pronúnciese "chek chek chek"). Su líder, Nic Offer, salió al escenario como un torbellino, sus inicios en una banda de hardcore le delatan. El rock, el funk y la electrónica elevados al cubo, de ahí su nombre, tres signos de admiración.

Contrastando, a la misma hora, en el escenario Vodafone Fib Club, sonaban las armonías delicadas de los Camera Obscura. Tracy (vocalista) y compañía, de blanco riguroso, animaban al público a participar con palmas, una delicia en un mar de ruido.

El pasado y presente se vio aunado por las actuaciones de Los B-52's y los Human League. Los últimos empezaron demasiado lentos para lo que el público esperaba, y había caras de desilusión, lo arreglaron cerrando con Don't you want me?. Entre los asistentes nos encontramos a Carlos Díez, diseñador de moda. Nos cuenta que le parece muy propio que un festival de este tipo intente recuperar la música de los 80 y hablamos también de moda, "Hay una parte de la gente con un punto muy chulo, pero también hay mucho disfraz, mucho ravero disfrazado de carnaval". Fue darnos la vuelta y encontramos con un tipo que portaba sendos peluches, Tinki Winki y Picachu eran sus compañeros de noche, se confirma la teoría de Carlos.

Otros arriesgaron con NajwaJean. Su vocalista, Najwa, llevaba un vestido chinesco que le hacía bolsas por todos lados, pero, ¿qué importa? si ella pasa de todo eso. En caso contrario no se hubiera sentado en medio del escenario con las piernas medio abiertas y bebiendo de una lata de cerveza. Una actitud algo confusa, intentando resultar provocadora y punk, el resultado despertó alguna que otra risa entre los aficionados.

Tras el bochorno decidimos que es un buen momento para darse una vuelta por la carpa de merchandising oficial. Lo que mejor se venden son las camisetas oficiales del FIB, 20 euros. Los grupos que más venden son los Arctic Monkeys y Cansay de Ser Sexy. Pues nos viene al pelo porque empiezan los monos del ártico. La organización consiguió traerse a los de Sheffield, pero un año después de lo que les hubiese gustado.

El público inglés encantado y exaltado tiraba de todo por los aires, hasta que un litro de cerveza, con cerveza, fue a parar a la cabeza de la abajo firmante, no tuvo gracia. No hay tiempo para lamentarse, suenan I Bet You Look Good On the Dancefloor, When The Sun Goes Down, Dancing Shoes canciones directas, breves con ritmos pegadizos, tanto como mi cuerpo en estos momentos. Warren Fischer y Casey Spooner, Fischerspooner, cerraban el Verde. A Pick in the Teeth o Emerge sonaban rodeados de una bizarra coreografía. Imposible no bailarlo.