Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

Rebeldes en Leganés

Erreway llena la plaza de toros en dos sesiones de su primera gira por España

Un grito: “¡Rebelde!”. Una herramienta: el móvil. Miles de pantallas listas para grabar alumbraron ayer las dos actuaciones del grupo rgentino Erreway, en la plaza de toros de Leganés. De los platós de Buenos Aires a los escenarios de medio mundo. De Cuatro y Localia a su primera gira por España, los protagonistas de la serie Rebelde Way desataron la pasión de casi 20.000 adolescentes en dos sesiones light, a las cinco de la tarde y a las 20.30. Ellos se llaman Camila Bordonaba, Felipe Colombo y Benjamín Rojas. Ayer sólo faltó Luisiana Lopilato.

“Me encanta la serie y me gustan mucho las canciones. Intento no perderme ningún capítulo”, cuenta Mikel, de 19 años, que llegó de Vitoria con cinco amigos para asistir al concierto. Mikel conoce a sus héroes por su nombre de ficción: “Me parece que la más guapa es Mía”, apunta, mientras su amiga Estíbaliz, de 25 años, remata: “¡No, el que es más guapo es Pablo!”.

Rebelde Way ha sido un fenómeno en América Latina, y hace unos meses aterrizaron en España. ¿Ingredientes para el cóctel? Una serie de televisión para adolescentes. Un guión que narra amores y desamores de Mía, Pablo, Marizza y Manuel, cuatro alumnos de un prestigioso colegio argentino. Como en todo programa juvenil que se precie, la música juega un papel fundamental. Los protagonistas empiezan formando su propia banda en la ficción: Erreway. Pero a los productores del Cris Morena Group se les ocurre sacar a los muchachos del tubo catódico para lanzarles como grupo real. Letras y melodías pegadizas, sentimientos enredados y poética urbana.

Durante las dos temporadas de la serie (que se programó entre junio de 2002 y diciembre de 2003) arrasaron en Argentina y América Latina. En 2004, después de 319 capítulos, y como siempre ha ocurrido incluso en las mejores bandas, se separaron para seguir su carrera artística en solitario. Con ocasión del lanzamiento de la serie en Localia y Cuatro, Warner Music editó en marzo un CD-DVD recopilatorio que estuvo al frente de la lista de álbumes y superó en dos semanas las 40.000 copias distribuidas. Ahora apuesta por los otros trabajos del grupo (Señales, Tiempo, En concierto y Erreway), que se ha vuelto a juntar.

Los fans que no tuvieron entrada para los conciertos de Barcelona, Zaragoza y Vigo (en los que sumaron más de 30.000 espectadores) no se resignaron. Y ayer llegaron de media España para escuchar canciones que pretenden ser himnos a la esperanza, como Tiempo, la sintonía de la serie: “cambia ya tus sueños nada más / con el mismo cuerpo comenzar / tiempo de cambiar, tiempo de empezar...”. Por ejemplo, Thalía, de 14 años, llegó de Valencia rigurosamente acompañada por sus padres.

“Cuando el grupo vino a Valencia para promocionar el disco se quedó sin autógrafo, porque las chicas reventaron la cristalera de El Corte Inglés por la emoción. Y aquí estamos”, cuenta Giovanna Bottoni, mientras espera que la hija cumpla su misión. Con filosofía parece habérselo tomado otra madre, Mari Cruz Calvo, madrileña: “A mí no me apetecíamucho, pero estoy aquí para hacerle un regalo a mi hija, que sólo tiene 12 años. La banda argentina interpretó también temas de éxito como Rebelde Way, que destaca ambiciones más bien adultas para quinceañeros: “Los grandes secretos que juntos vivimos no se perderán, aunque no te encuentre mañana en mi vida y sólo recuerdos queden ya de ti siempre habrá rincones, detalles, señales”.

El público, compuesto en su gran mayoría por chicas entre 15 y 20 años, conoce las hazañas de estos músicos por la tele: “Me gustan muchísimo sus historias, aunque la verdad es que prefiero otra serie que simplemente se llama Rebelde”, cuenta Cristina, de Segovia.

Y es que Antena 3 emite Rebelde, otra versión mexicana del culebrón juvenil, que se programa desde finales de 2004. Argumento muy parecido, una pizca más picante, misma estrategia musical e igual éxito. Una coincidencia, de todas formas, que poco parece importar al público. “Son todos unos chicos increíbles”, apunta una chica segundos antes de desaparecer entre sus compañeros. Rebeldes sí, pero con mucho éxito y cierta moderación.